Bodegas Ramón Bilbao decide no elaborar vinos gran reserva con la añada de 2014

0
46

      Ha reconocido que esto no es novedoso, dado que Ramón Bilbao tampoco elaboró grandes reservas en las añadas de 2003 y 2007, que tuvieron perfiles muy parecidos a la actual. Por ello, ha añadido que esta bodega adaptará los periodos en barrica, además del tipo de tostado, "buscando que estos vinos más ligeros y aromáticos, pero menos estructurados, reciban el nivel adecuado de madera".

     "El estilo de Ramón Bilbao incluye volúmenes altos de barrica nueva y esta, de nuevo, debe recibir vinos corpulentos", ha añadido su director general y enólogo. Cree que serán "vinos para crianzas plenos, llenos de vida, fruta y frescor, pero no para vinos que requieran periodos superiores a los 14 o 16 meses de crianza en barrica".

      Ramón Bilbao, que inició la vendimia el pasado 19 de septiembre, se puede permitir guardar los vinos mejores de cada cosecha, ha asegurado Bastida, para quien "la combinación de las calidades de diferentes añadas son las que permiten mantener todas las categorías de vino ofertadas al mismo tiempo".

Una vendimia "complicada y difícil"


     Ha reconocido que la cosecha de 2010 fue muy buena en calidad, la de 2011 se comportó muy bien y las de 2012 y 2013 fueron un poco por zonas, al ser "más interesante" en Rioja Baja la de hace dos años y más en Rioja Alta la del año pasado.

     Bastida ha señalado que, para su compañía, la vendimia de este año ha sido "complicada" y "difícil", con un trabajo intenso en el campo, "seleccionando cada pago, e, incluso, en las fincas de un cierto tamaño, no vendimiándola completa el mismo día".

     Ello les ha permitido coger las uvas a la medida que iban madurando e ingresarlas en la bodega en sus mejores características, aunque, en términos generales, ha habido bastante preocupación, con "momentos críticos" provocados por lluvias intensas en la primera quincena de octubre.
 
     A partir de la segunda quincena, el tiempo ha mejorado, con días soleados, aunque, "quizá, no con el frío que nos gusta a la gente de las bodegas porque, cuando sopla el viento norte endurece las uvas, las hace más consistentes y este año ha habido uvas de textura más débil, blandas y que han favorecido el desarrollo de botritis".

     Sin embargo, ha defendido que, "haciendo una buena selección, sobre todo en el caso de Rioja Alta, que se vendimia prácticamente todo a mano, se quedan las uvas estropeadas en el campo y las que llegan a la bodega son buenas".