Bolsas para el vino o latas de conservas de plástico, novedad en MeetingPack

0
2

     Según las fuentes, en Europa se desperdician 95 kilos de alimentos por persona al año, cinco veces más que en Japón, y una de las maneras de aumentar la vida útil de los alimentos envasados sensibles a la acción del oxígeno es mediante la incorporación de absorbedores de oxígeno, que se pueden incluir como agentes externos al envase, en formatos de etiquetas o bolsitas en el interior.

     Así lo ha hecho Mitsubishi, que ha creado productos capaces de retirar el oxígeno remanente en el interior de los envases, de forma que no se produzcan reacciones de oxidación que estropeen el alimento y prolonguen su vida útil de una manera más saludable.

     Este tipo de tecnología es muy utilizada en Japón, pero no tan extendido en Europa, por sus cualidades de prevención de la oxidación en los alimentos, aceites y grasas, con lo que se consigue preservar mejor las cualidades nutricionales del alimento

     Otra de las empresas participantes, UBE Engineering Plastics, ha desarrollado un material con mejores propiedades de resistencia, elasticidad, versatilidad y durabilidad que mejoran los envases alimentarios y sirven para nuevos usos como, por ejemplo, envasar vino en botellas flexibles.

Todo tipo de materiales pensando en el producto y el consumidor


      SunChemical ha presentado distintos recubrimientos (SunBarCO2) para envases alimentarios realizados con materiales barrera que prevengan la penetración o pérdida de gases (oxígeno y vapor de agua), luz, aromas y olores que pudieran estropear el producto envasado.

     Estos componentes, entre otras ventajas, ofrecen un menor espesor del envase, mayor transparencia, mejoran la capacidad de reciclaje, protegen contra los rayos ultravioletas (UV) y reducen el consumo de energía, según las mismas fuentes.

     Además, Repsol trabaja en una gran variedad de plásticos hechos a medida del consumidor y con una serie de propiedades que permite múltiples usos, y entre sus características destaca la flexibilidad, resistencia mecánica, bajo peso, estabilidad, mayor impermeabilidad a la humedad y en algunos casos permite la esterilización.

     Durante el encuentro, la patronal de los fabricantes de envase flexible europeos ha explicado que evitar generar el residuo es la mejor apuesta para lograr una gestión eficiente de recursos, por encima del reciclado.