Burbujas de optimismo en el "sprint" de finales de año

0
20

    "Este año lo vemos con un poco más de optimismo", "el verano ha sido bueno" y "eso nos ha permitido llegar al último trimestre con un poco de adelanto respecto al año pasado", afirma Pedro Bonet desde Freixenet, multinacional que vende 125 millones de botellas de vinos al año, 30 millones de ellos en España.

    "La campaña de Navidad será normal dentro de la dificultad" de esta crisis en España, remarca Bonet, para quien la exportación "va mejor" -han abierto varios mercados iberoamericanos-.

    Freixenet prevé facturar 520 millones de euros en este ejercicio fiscal (que cerrará en abril de 2014), lo que supone un 1,36% más que el año pasado, y mantener sus ventas en España.

    El director general de Codorniu, Javier Pagés, cree que los diferentes índices muestran repuntes moderados en las ventas del cava, así como "un entorno más positivo que el año anterior", por lo que se declara "optimista" sobre la campaña de Navidad.

Los lotes y regalos de empresa de Navidad no dan señales de recuperación


    Por su parte, el presidente del Institut del Cava, Jaume Gramona, confía en que puedan remontarse las ventas entre noviembre y enero, aunque los lotes y regalos de empresa no dan señales de recuperación.

    Hasta septiembre, destaca Gramona, el mercado nacional se encuentra "estabilizado y no se mueve", lo que contrasta con el crecimiento de las exportaciones a países como Bélgica -donde se vive una eclosión de las ventas-, EEUU, Japón, Finlandia, Noruega o Dinamarca.

    El propietario de Juvé y Camps, Joan Juvé, constata cierta "animación" del mercado español, que sumado a la exportación a 42 países, podría impulsar su facturación un 5% en tasa interanual.

    Al mercado nacional "le cuesta" tirar, pero "notamos en estos últimos días una cierta animación" y "mejor ambiente", añade.

Manterner las cifras del pasado año ya sería "un éxito"


    Mantener los resultados del año pasado sería "un gran éxito" para el presidente de la asociación Pimecava, Pere Guilera, quien considera que las perspectivas para los próximos años son "extraordinarias" para el sector gracias a la evolución que prevé para la venta de marcas ‘premium’ y por el "boom" que anticipa para el enoturismo en la comarca del Penedés.

    Desde otras empresas del sector catalán, como Cavas Torelló, Toni de la Rosa también espera que la campaña de Navidad "sea mejor", gracias en buena parte a las exportaciones; "cada año ganamos tres o cuatro mercados" y avanza que podría cerrar 2013 con un alza del 5 % en facturación.

    El gerente de Miquel Pons, Pere Pons, "no se queja", porque superan las cifras del año pasado, si bien reconoce que la situación económica en España no es buena y apuesta por "salir fuera".

    En otras zonas productoras de cava fuera de Cataluña, como Almendralejo (Badajoz), Bodegas Vía de la Plata comenta que la campaña de Navidad se presenta "muy sólida" para ellos, con "nuevos distribuidores y acuerdos con grandes superficies", por lo que confían en aumentar en un 30 % las ventas.

    Félix Martínez (Vera de Estenas, Comunidad Valenciana) argumenta que "se percibe más ánimo, pero las ventas las veo muy similares a las de 2012", un año que fue "muy malo" en el mercado nacional.

    A la espera de lo que ocurra con las ventas en estos cruciales meses prenavideños, los datos de consumo hasta agosto en hogares muestran una caída de algo más del 9% en volumen, aunque la subida de los precios medios aminora algo el descenso en términos de valor, hasta 130 millones de euros, según el director del Observatorio Español del Mercado del vino, Rafael del Rey.

    "Mucho más estable" es la exportación: hasta agosto, cayeron un 1,5% en volumen y un 1,7% en valor, aunque se mantienen "cifras importantes", por encima de 400 millones de euros en un año, concluye Del Rey.