Cada semana mueren en España dos agricultores principalmente en accidente de tractor

0
209

      Estos datos, aportados por C. Pichel en abc.es, llegan en un momento conflictivo en Castilla y León, donde hay abierta una guerra  con la ITV, a raíz de una interpretación de la instrucción de procedimiento seguido por las ITV que se considera “arbitraria y lesiva” para los agricultores, puesto que considera como no homologables la mayoría de las cabinas que se montaron en los tractores que se matricularon en la década de los ochenta, muchos de ellos todavía en funcionamiento en el campo y que las organizaciones agrarias consideran que no afectan a la seguridad de los vehículos.

     Actualmente existen arcos plegables manualmente, pero los operarios los suelen sacar para realizar sus labores más cómodamente. Es, compara el ingeniero agrícola de Agropreven, como "si se desconecta el freno o el airbarg en un coche. No es lógico que alguien pueda desconectar el sistema de seguridad", como tampoco cree lógico que "vehículos de 30.000 o 40.000 euros no cuenten con un sistema de seguridad automático".

   En Agropreven se dirigen directamente al fabricante de turno de tractores para pedirles "más implicación en su seguridad", apostando por estructuras de despliegue automático ante un vuelco, evitando así que el agricultor quede atrapado, pero también al propio trabajador con una prescripción clara: la prevención.

Los accidentes se pueden prevenir si hay una mayor concienciación

 
     Por su parte, desde ASAJA galicia, se desta que Sí se pueden evitar los accidentes". El secretario general de Xóvenes Agricultores, Francisco Bello, que cree que la prevención de riesgos en el ámbito rural aún no está lo suficientemente implantada. Al igual que Palacios, coincide en reprobar a los propios dueños que deciden prescindir de los mecanismos de protección, un campo donde, no obstante, queda "bastante que avanzar", puntualiza.

      "Los arcos antivuelcos no se deben sacar nunca", receta también Manuel, si bien "la base de todo está en prevenir. Hacen falta más cursos", seguidos de una minuciosa lectura de los libros de instrucción. De hecho, el Instituto Galego de Seguridad e Saúde Laboral hizo un amplio despliegue en 2014 para concienciar y formar a los trabajadores del sector agroganadero sobre los riesgos que entraña el manejo de un tractor, un medio de vida que trunca en un despiste la de su guía.