Califican de "insostenible" el uso del agua en Nicaragua

0
10

EFE.- “Es un comportamiento insostenible, anómalo”, dijo a Acan-Efe el director del CIRA-UNAN, Salvador Montenegro.

En la víspera del Día Mundial del Agua, que se celebró el sábado, el gobierno anunció un desembolso de 40 millones de dólares del Banco Mundial a Nicaragua para ser implementados en proyectos de agua potable y saneamiento en comunidades rurales, sin embargo, se necesita más que eso para tener un buen manejo del agua, según el científico.

“Se necesitan acciones urgentes, no solamente inversiones, sino también la voluntad política del gobierno central y las municipalidades”, señaló.

Entre las contradicciones más fuertes está Juigalpa, una ciudad del centro de Nicaragua que consume agua del Gran Lago, lugar donde también deposita sus desechos, recordó Montenegro.

Sobre la voluntad política, el director del CIRA mencionó el cierre del vertedero La Chureca y la construcción del puerto Salvador Allende, de Managua, que “está haciendo que dejemos de darle la espalda al lago Xolotlán”.

Pero esa no es la regla, sino la excepción, de acuerdo con Montenegro.

“No tenemos un plan de gestión para el aprovechamiento y la protección de la cuenca 69 pese al compromiso legal, este comportamiento no va en la dirección que se requiere”, cuestionó.

La cuenca 69 es la más importante de Nicaragua, ya que incluye el lago artificial más grande del país (Apanás), los dos lagos más grandes (Cocibolca y Xolotlán) y el río más caudaloso de Centroamérica (San Juan).

Todos esos cuerpos de agua superan con holgura la extensión de Puerto Rico. “Lo que necesitamos es convertir la riqueza hídrica en bienestar”, advirtió Montenegro.

Dicho bienestar está en proteger el recurso con usos convenientes para la sociedad nicaragüense, tales como agua potable, irrigación, turismo, deporte y pesca artesanal, de acuerdo con el CIRA.

“Aunque el Día Mundial del Agua sirve de recordatorio, debemos gestionar bien ese recurso todos los días del año”, sostuvo el experto.

Datos del CIRA indican que si cada nicaragüense recibiera un dólar por metro cúbico de agua disponible por año, le corresponderían 4.140 dólares anuales, una cantidad que supera en más del doble el PIB per cápita local, que es de 1.800 dólares.