El cambio climático va a provocar que los vinos de la variedad tempranillo tengan menos color y que baje su acidez si no hay una adaptación de la viticultura actual, un problema en la zona de Rioja donde ya de por sí este último valor es bajo.

Ésta es una de las conclusiones de un estudio desarrollado por el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario Neiker-Tecnalia, dependiente del Gobierno Vasco, en colaboración con la Universidad de Navarra.

Se prevé vinos con menos color y por tanto de menor calidad según los estándares actuales

El estudio, que comenzó en 2012 y concluyó el pasado mes de junio, ha sido desarrollado por el ingeniero agrónomo Urtzi Leibai y dirigido por las investigadoras de Neiker Olatz Unamunzaga y Ana Aizpurua.

El objetivo de esta investigación era ver cómo se comportaban las vides de Rioja en las previsibles condiciones de cambio climático, con cuatro grados más de temperatura, un aumento del dióxido de carbono (hasta 700 ppm) y un descenso de la humedad relativa hasta el doce por ciento.

El resultado es que se produce un mosto con menos antocianos, lo que da lugar a vinos con menos color y por tanto de menor calidad según los estándares actuales. Además, también se ha observado un aumento del pH provocado por una pérdida de ácido tartárico y málico.

Este efecto se da porque con esas condiciones se adelanta unos nueve días todo el ciclo, desde el envero (proceso de maduración) hasta la vendimia, según ha explicado a Efe Olatz Unamunzaga.

Para llevar a cabo este experimento se han utilizado suelos con diferentes texturas en unos invernaderos de la Universidad de Navarra, “únicos en Europa porque permiten modificar, a la vez, las condiciones de CO2, la temperatura y la humedad relativa”.

El adelanto de “todo el ciclo vegetativo” de la vid fuerza el vino no logre el color querido y pierda acidez

Con ese aumento del dióxido de carbono y de la temperatura y la disminución de la humedad se adelanta “todo el ciclo vegetativo” de la vid, ya que se consigue alcanzar los 21 grados “brix” (los que se refieren a la densidad del mosto) nueve días antes de lo habitual.

Este adelanto provoca que no se consigan los antocianos necesarios y por lo tanto el vino no logre el color querido. También se ha comprobado una pérdida de acidez.

“Esto es un problema porque la uva de la variedad tempranillo tiene de por sí poca acidez y está llevando a bodegas a corregirlo para disminuir un poco el pH”, ha explicado la investigadora.

La acidez adecuada de un vino hace que se pueda mantener en el tiempo en las condiciones óptimas, por lo que una disminución provoca que se pierda antes de lo debido.

La investigadora de Neiker-Tecnalia ha explicado que con la modificación de las condiciones climáticas va a haber un cambio en el que fundamentalmente se va a acortar el ciclo de la uva de Rioja, por lo que se debe investigar para poder asesorar al agricultor sobre cómo modificar las prácticas de manejo para poder adaptarse al cambio, con medidas específicas de riego o de deshoje de la planta, por ejemplo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here