Canarias elevará su impuesto sobre el tabaco en medio de la guerra de precios

0
224

   El Gobierno canario cobraba hasta ahora a las tabaqueras un 11 por ciento del valor recomendado de venta al público de sus productos y un 9,5 euros por cada 1.000 cigarrillos o por cada kilo de picadura para liar.

    El impuesto mínimo resultante para ambos productos era de 18 euros por 1.000 cigarrillos o kilo de picadura.

    Fuentes de la Consejería de Economía consultadas por Efe han subrayado que, en Canarias, el precio de venta del tabaco es libre y que en muchos casos el tabaco tributaba conforme a los mínimos, ya que, como parte del impuesto descansa sobre un porcentaje ligado al precio (el 11 %), cuando más bajo sea este, menos se paga.

    En los últimos meses, los grandes fabricantes de cigarrillos han abierto una guerra de precios en Canarias de la que dan testimonio las dos últimas entregas del Índice de Precios al Consumo (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE).

    En octubre, la rúbrica de "bebidas alcohólicas y tabaco" se abarató en Canarias un 3,8 por ciento y, en noviembre, sus precios bajaron un 8,5 por ciento, en una dinámica que lleva el signo contrario al que se observa en los datos del resto de España.

    Como resultado, las bebidas alcohólicas y el tabaco son hoy en Canarias un 7,3 por ciento más baratas que hace un año, en una evolución que se achaca al segundo de los productos.

    En este contexto, el Gobierno canario plantea en la ley de presupuestos de 2013 suprimir la parte del impuesto que estaba ligado al precio (el 11 % sobre el valor de venta al público) y triplicar el tributo por cada 1.000 cigarrillos rubios o por cada kilo de picadura de tabaco rubio, que pasa de 9,5 a 28 euros.

    La picadura negra tiene un tributo específico más bajo (8 euros por kilo) y los cigarros puros y cigarrillos (productos en gran parte elaborados en el propio archipiélago) siguen sujetos, exclusivamente, a un porcentaje sobre precios, que ahora será del 1,5 por ciento, medio punto más que el vigente en la actualidad.

    Los cigarrillos negros (también ligados a la producción local), que hasta ahora estaban exentos de impuesto, tributarán el año próximo 5,6 euros por millar de unidades, en un tipo que se elevará un 20 % cada año a lo largo del próximo quinquenio hasta igualarse al final de ese período a los cigarrillos rubios.