Canarias y el Magrama inician su propia 'tomatina' sobre quién paga más dinero al sector

0
8

     En una nota, se señala que esta cuantía se divide en 3,33 millones de euros de la línea de modernización del Programa de Desarrollo Rural (PDR), y fondos POSEI repartidos en 7,35 millones de euros de la ayuda a los productores de tomate de exportación, en 3,9 millones de euros de ayudas al mercado exterior y en dos millones de fondos propios aportados por el Gobierno de Canarias como consecuencia del crédito extraordinario.

 

    Además de esos 16,58 millones, este subsector se beneficiará de la parte que corresponda a este cultivo de los tres millones de euros de fondos propios de la Comunidad Autónoma previstos en los Presupuestos de este ejercicio, cuyo reparto aún no se ha establecido.

 

     De igual forma, se recalca que el Ejecutivo regional "continuará trabajando, con más empeño si cabe, para la ejecución de acciones encaminadas al apoyo y consolidación del sector del tomate, tan importante para algunas comarcas de las Islas".

Ayudas propias a pesar de las restricciones presupuestarias

      En el horizonte 2015-2020, el Gobierno de Canarias se comprometió a que en la “Acción 1.5. Ayuda por hectárea a los productores de tomate de exportación” del POSEI, se propondrán diferentes posibilidades para mejorar las subvenciones a la producción. El consejero ha ratificado la apuesta decidida por realizar un trabajo conjunto entre el Ejecutivo canario y los interlocutores sociales y económicos que operan en el sector del tomate en Canarias.


      Consciente de la necesidad de apoyo institucional, el Gobierno de Canarias, a pesar de las restricciones presupuestarias y de las exigentes normas del Estado en cuanto al déficit, ha arbitrado medidas que han permitido entregar ayudas adicionales a los subsectores agrícola y ganadero por una cuantía de 23 millones de euros en el presente bienio 2013-2014. El subsector del tomate ha sido el más beneficiado por estas gestiones del Ejecutivo autonómico.


     Por su parte, el Estado, tras el acceso del Partido Popular al Gobierno de España, dejó a cero las ayudas adicionales previstas para los subsectores productivos de Canarias. También ha reducido drásticamente las ayudas el transporte de mercancías, con lo que ha perjudicado especialmente a la exportación y, en concreto, al tomate.

     En este sentido, se insiste en que "en ningún caso se podría hablar de deuda de las administraciones con el sector primario, puesto que dichas ayudas nunca figuraron en los recortados presupuestos institucionales de los últimos años, si bien es cierto que existió un compromiso de apoyo que no se pudo cumplir tal y como estaba previsto, ante la reducción de ingresos y  la imposibilidad de incrementar el endeudamiento por el Gobierno de Canarias, para dar cumplimiento a las exigencias de control del déficit por parte del Estado".

    En definitiva, acaba el comunicado "creemos que no se puede colocar en la misma balanza a los gobiernos central y autonómico, si tenemos en cuenta que las gestiones del Ejecutivo canario han permitido aumentar las ayudas a la agricultura en 23 millones de euros mientras que el Gobierno de España, dirigido por el Partido Popular, no ha mostrado interés por el sector primario de las Islas al desaparecer de los presupuestos del Estado las cuantías adicionales al POSEI dejando a cero las ayudas a la agricultura y a la ganadería de Canarias y rebajando drásticamente (del 60 al 20 por ciento) las ayudas al transporte para nuestros productos de exportación".

 

3.000 personas piden soluciones y pagos en lugar de palabras

    
     La reclamación de los productores de tomate de que las administraciones abonen al sector los 40 millones que, aseguran, le deben ha sido respaldada por numeroso público en Las Palmas de Gran Canaria, en una concentración que ha reunido a cerca de 3.000 personas, según sus organizadores.

     Labradores y trabajadoras del empaquetado de tomates, pero también familiares y ciudadanos anónimos, han tomado parte en la protesta, en la que multitudinarios aplausos han respaldado las intervenciones que sindicalistas y portavoces de las dos patronales de exportadores de ese producto de las islas, Fedex y Aceto, han dirigido a los congregados desde un escenario del Parque San Telmo.

     Insistir en su repetida demanda de que gobiernos central y canario abonen al sector los 40 millones que acumulan de deuda desde el año 2010 hasta el presente ha sido el objetivo esencial de sus mensajes, varios de los cuales han lanzado además la advertencia de que la protesta de los tomateros se llevará a las sedes de las instituciones si no se atienden sus peticiones.

    Esa falta de respuesta, según ha reiterado en varias ocasiones la Plataforma por la Defensa del Tomate de Canarias, está poniendo en riesgo el futuro de un sector histórico en la economía del archipiélago y del que dependen casi 10.600 puestos de trabajo.

     El portavoz de esa plataforma, Gustavo Rodríguez, ha acusado a las administraciones de estar permitiendo que peligren esos empleos, "en un momento en que los políticos se jactan de que el trabajo es lo más importante y lo que hay que defender, pero no lo demuestran".

     Rodríguez ha subrayado en que patronal y sindicatos están "muy preocupados por la situación del sector", que atribuyen a "una simple deuda de 40 millones de euros, que no es nada y que se sabe que está comprometida, pero no terminan de afrontarla ni de abonarla", según ha recalcado.

     Y ha advertido de que esa deuda "está lastrando al sector", que ya se ha visto perjudicado por circunstancias que han hecho que sus cifras se hayan reducido, "en 15 años aproximadamente, de 200.000 toneladas exportadas a las cerca de 90.000 de esta campaña, de 4.500 a 840 hectáreas y de 16.800 puestos de trabajo a 10.500 ó 10.600 que quedan ahora mismo".

     Todo ello en cultivos distribuidos entre tres islas: Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura, ha precisado.