Cantabria no ve que pierda una posibilidad de negocio por prohibir el ‘fracking’

0
4

     En esa mesa, Juan Carlos Muñoz, director corporativo de BNK España, una de las empresas integrantes de la plataforma Shale Gas España y titular del permiso de investigación Arquetu en Cantabria, ha advertido de se puede perder una oportunidad de innovación, creación de empleo y desarrollo empresarial.

     Según sostiene, si las empresas no exploran aquí, lo harán en otro sitio. "Es muy importante no perder una oportunidad para Cantabria y para España", ha enfatizado Muñoz, quien ha subrayado los empleos que crea esta industria y los "billones" que  mueve anualmente en Estados Unidos.

     Sin embargo, el consejero cántabro le ha respondido que lo que genera "billones, millones o centenares de miles de euros" de riqueza en la región es "en muy buena  medida" su riqueza ambiental y paisajística.

     Fernández ha destacado que el Gobierno cántabro ha puesto "a un lado y a otro de la  balanza" lo que estaba en juego, ha ponderado los intereses económicos, pero también los ambientales y la protección de la salud, y ha considerado que en este momento lo mejor es prohibir esta técnica.

     A su juicio, la ley que impedirá el uso de la fractura hidráulica es "la norma que estaban pidiendo la mayoría" de los cántabros, una ley "clara, sencilla y contundente" que impide utilizar esta técnica en la región mientras no se despejen las dudas sobre los posibles riesgos. Según dice, "solamente cuando el marco jurídico sea más claro y proteja mejor al ciudadano" se podría replantear la cuestión.

     Fernández ha indicado que la ley que se tramita actualmente en el Parlamento  cántabro "no cierra las puertas" definitivamente a esta técnica, porque "ninguna norma nace con vocación de eternidad". Por tanto, las puertas se pueden abrir de nuevo en el futuro si se "despejan las incógnitas" sobre su uso.

     Pese a estas explicaciones, Juan Carlos Muñoz ha lamentado que se haya "cerrado" la puerta a esta técnica "probadísima y segura", "cerrando los ojos a la realidad" solo por "indicios". En este sentido, el representante de Shale Gas España ha achacado la oposición que ha despertado esta técnica a una falta de información. Y también a las "falsedades" y a la posición de algunos colectivos ecologistas basándose en informes, según los casos, faltos de "rigor científico", e incluso, "tendenciosos".

     En cambio, el profesor de la Universidad del País Vasco Aitor Urresti, miembro de la Plataforma contra el Fracking de Vizcaya, ha advertido de algunos problemas vinculados a esta técnica, como la "toxicidad" de los aditivos utilizados en el proceso o la dificultad de controlar cuál es el avance de la grieta.

     Urresti ha lamentado que se apueste por combustibles fósiles para atender la demanda energética porque eso supone "perpetuar" una "loca carrera hacia un precipicio". En su lugar, ha abogado por una "transición energética" hacia las renovables, unas energías que considera ya maduras.