Cárnicas Villar, pionera en el lanzamiento de embutidos bajos en sal y grasa

0
29

    Además ha resaltado que la empresa consigue con este nuevo producto una ventaja competitiva, que no sea el precio ni el formato, que mejora su posicionamiento en el mercado nacional e internacional.

    "Los productos saludables tienen una tasa de crecimiento en el año 2012 del 11,7 por ciento, lo que ofrece un nicho para trabajar", ha resaltado.

    Rodríguez ha avanzado que como el producto está exento en gran parte de los cloruros acorta su vida útil, están estudiando, de cara a la exportación, la manera de posicionarse en países próximos, no en los que requieren un transporte marítimo de dos meses como Asia.

    Industrias Cárnicas Villar, que da empleo a doscientos trabajadores, prevé para este año una facturación de 600.000 euros para estos nuevos productos en su fábrica de Los Rábanos (Soria), con la vista puesta en llegar el próximo año al millón y medio de euros, lo que supondrá la producción de alrededor de 180 toneladas de producto terminado.

    "En un producto tradicional a base de cerdos exclusivamente, nadie ha hecho la reducción de grasa", ha resaltado la responsable del departamento de Calidad de la empresa agroalimentaria,Blanca Martínez.

    La nueva gama de productos, que llevarán la etiqueta "Tierra de Sabor" impulsada por la Junta de Castilla y León, también se posicionará en el segmento de formatos reducidos, al precio de uno o dos euros.

    La técnico del departamento de nuevos productos de Ainia, Marta Gisbert, ha explicado que se ha conseguido un 25 por ciento menos de sal en los productos y un 30 por ciento menos de grasa en los embutidos de chorizo y salchichón.

    En el proyecto se caracterizaron las materias primas y los ingredientes añadidos, para estudiar una serie de alternativas tecnológicas, de la que más viable fue sustituir el contenido de sal y grasa por otro tipo de ingredientes, sin añadir conservantes ni colorantes.

    "Tuvimos que atar muchos cabos, porque la legislación es muy estricta y además Cárnicas Villar quería conseguir unos productos tradicionales con las mismas características y manteniendo la categoría extra y la valoración sensorial", ha explicado.