Castilla León presenta el Simposio Internacional “Gestión forestal del recurso micológico”

0
62

JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN.-La vicepresidenta primera y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz, inaugura el 9 de junio de 2011, el Simposio Internacional "Gestión forestal del recurso micológico" que tendrá lugar en Valladolid del 9 al 11 de junio, con la intervención de más de 40 expertos en micología forestal procedentes de la UE, Estados Unidos, Canadá y Suiza.

El Simposio Internacional "Gestión forestal del recurso micológico" es un evento organizado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en el marco del proyecto Interreg IVB SUDOE Micosylva, con el objetivo de contribuir a la promoción en Europa de una gestión forestal multifuncional y sostenible que integre y valorice las funciones ecológicas y socioeconómicas de los hongos silvestres comestibles.

Valladolid acogerá durante tres días los siguientes eventos en materia de micología forestal: el seminario final del proyecto Interreg IVB SUDOE Micosylva "Gestión selvícola de montes productores de hongos silvestres comestibles de interés socioeconómico como fuente de desarrollo rural", la reunión del Grupo de Trabajo de Micología Forestal y Truficultura de la Sociedad Española de Ciencias Forestales y el IV Foro Nacional de Micología Expora2011- Proyecto Myas RC.

Este encuentro se ha estructurado en tres jornadas de trabajo distribuidas en siete sesiones temáticas de conferencias y mesas redondas en las que se difundirán los últimos conocimientos científicos sobre ecología, producción, diversidad y gestión sostenible del recurso micológico. Además, se presentará el balance de resultados del programa de micología de la Junta de Castilla y León y se celebrarán dos debates específicos en los que participarán expertos del Grupo de Trabajo de Micología Forestal y Truficultura de la Sociedad Española de Ciencias Forestales.

En total, el simposio cuenta con la intervención de más de 40 expertos en micología forestal procedentes de la Unión Europea, EEUU, Canadá y Suiza. Desde el punto de vista de la participación, se ha confirmado la asistencia de 223 personas de 10 países que además realizarán aportaciones científicas relacionadas con la gestión del recurso micológico en sus diferentes lugares de origen.

La organización de este foro afianza a la Comunidad como un referente internacional en gestión forestal del recurso micológico. Castilla y León ha sido pionera en la regulación de la recolección de los recursos micológicos siguiendo el modelo Myas, que comenzó como experiencia piloto en 2003 en la comarca de pinares de Almazán (Soria). En la actualidad se ha extendido a otras siete provincias de la región, regulando más de 137.900 hectáreas de montes de utilidad pública por este sistema.

Los hongos silvestres comestibles suponen un recurso socioeconómico importante que convenientemente gestionado puede ser generador de rentas en el ámbito rural forestal por la recolección, la comercialización, la transformación, el micoturismo y por las nuevas actividades económicas ligadas a su aprovechamiento.

Durante este congreso se presentará la información más relevante generada por el proyecto Myas RC, desde donde se está abordando la regulación de la recolección y la comercialización de los hongos silvestres comestibles en Castilla y León garantizando la sosteniblidad del aprovechamiento, contribuyendo al conocimiento del recurso, mejorando la profesionalización de la comercialización y maximizando los beneficios socioeconómicos vinculados al recurso.

El Simposio Internacional de Gestión Forestal del Recurso Micológico está dirigido a los gestores del medio natural europeo, propietarios forestales, universitarios y sociedad en general. Los idiomas de trabajo serán el español, el francés y el inglés.

Este foro se plantea como objetivos generales sensibilizar sobre la importancia ecológica y socioeconómica del binomio hongos-bosque; dar a conocer los últimos avances científicos con el fin de enriquecer los actuales modelos selvícolas; proponer a los gestores del medio natural nuevas herramientas de planificación que garanticen la conservación y diversidad fúngica; dar a conocer a los gestores del medio natural los resultados del proyecto Myas RC y los retos futuros de la regulación de la recolección y la comercialización de los hongos; y organizar a los miembros del Grupo de Trabajo de Micología Forestal y Truficultura de la SECF para responder a retos importantes para el sector.

Recursos micológicos
Los hongos silvestres comestibles han sido utilizados históricamente con fines alimenticios y medicinales por muchas y diferentes culturas en todo el mundo. Hoy en día, más de 80 países aprovechan 2.300 especies de las que sólo una pequeña parte se comercializan.

Castilla y León es una de las regiones más importantes del mundo en recursos micológicos. Su territorio forestal presenta una gran aptitud para la producción y el aprovechamiento de hongos silvestres comestibles, entre los que se encuentran las especies más apreciadas en el mercado mundial como "boletus", trufas y níscalos entre otras. Se estima una producción media anual bruta de 31.000 toneladas anuales, de las que tan sólo una pequeña parte se recolectan y comercializan.

En la actualidad, la recolección de setas implica al 54% de la población rural de Castilla y León. El 14% de dicha población vende el producto recolectado. En años de climatología favorable podrían llegar a recolectarse y comercializar 17.000 toneladas de hongos silvestres lo que supone una generación potencial de rentas directas a los recolectores de 65 millones de euros.

Desde el punto de vista comercial, en la región existen 36 empresas de pequeño o mediano tamaño que transforman y comercializan hongos silvestres comestibles, generando un número importante de puestos de trabajo. Estos empleos tienen un valor especial en las zonas rurales ya que suelen ser ocupados por mujeres -labores de limpieza y procesado de setas- con repercusiones en la fijación de la población en áreas desfavorecidas.

En Castilla y León el 54% de los alojamientos del ámbito rural de la región reciben micoturistas, procedentes principalmente de País Vasco, Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón y Navarra. En un año de producción micológica normal, visitan la región 40.000 turistas generando casi 120.000 pernoctaciones y unos ingresos de 4,6 millones de euros anuales.

Además, el 52% de los restaurantes del medio rural de Castilla y León incluyen setas silvestres en sus cartas y el 68% de ellos participarían en actividades de formación relacionadas con la gastronomía micológica.

Proyectos de micología forestal
Desde 1989, la Junta de Castilla y León ha promovido y financiado distintas actuaciones y proyectos en materia de investigación, desarrollo y gestión forestal sostenible de los hongos silvestres comestibles, configurando en la actualidad todo un Programa de Micología Forestal coordinado y canalizado a través de cuatro proyectos.

En primer lugar, el proyecto Myas RC para la regulación de la recolección y la comercialización de los hongos silvestres comestibles, para la formación y profesionalización del sector, el fomento del micoturismo, la sensibilización social y la educación ambiental.

En segundo lugar, el proyecto Micodata para el diagnóstico y la información territorial a la sociedad sobre la producción, el aprovechamiento y la ordenación del recurso micológico en Castilla y León.

En tercer lugar, el proyecto Micosylva para promover en Europa una gestión selvícola y cultural en los montes que mejore la producción y diversidad fúngica.

Por último, la promoción de la Truficultura como alternativa socioeconómica rentable en muchas áreas agrícolas marginales así como la mejora y conservación de las masas naturales productoras de trufa de la región.

Todos estos proyectos se coordinan científicamente desde el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero de la Consejería de Medio Ambiente, centro de reconocido prestigio internacional en micología forestal aplicada, que viene desarrollando proyectos de investigación en esta materia desde el año 1989 en colaboración con otros organismos de investigación nacionales y extranjeros.