Cataluña pide a los eurodiputados unión para hacer del caracol manzana un problema de la UE

0
6

      Gambús se ha reunido con los sindicatos agrarios (Unió de Pagesos y Asaja), Seo/Bird Life, Prodelta, el director del Parque Natural del Delta, Francesc Vidal, y representantes de la Generalitat, como el director territorial de Agricultura, Pere Vidal, y el director del Plan de Lucha contra el caracol manzana, Jordi Sala.

     Después de la visita a Bruselas que hicieron en diciembre representantes de Unió de Pagesos y la ONG Seo Bird/Life, Gambús "había adquirido el compromiso" de reunirse en el Delta con el sector, según ha explicado "y conocer de primera mano la problemática".

     El nuevo responsable del sector del arroz de Unió de Pagesos, Albert Pons, ha alertado de nuevo que a partir de mayo el caracol manzana volverá a hacer acto de presencia y ha denunciado que este año, como en los últimos años, se ha actuado tarde y mal, ya que la orden para poder secar los campos del margen izquierdo llegó en diciembre, "cuando el caracol ya se encuentra en el campo".

     "Volveremos a tener un año con costes de producción añadidos que muchos ya no podemos asumir, y ya será el cuarto año en esta situación", ha criticado.

Denuncian que los que sequen sus campos se quedarán sin las ayudas agroambientales


     Unió de Pagesos ha denunciado que los costes con productos para tratar la plaga, como la saponina, suponen unos costes de 200 euros por hectárea y que, además, el campesino que seca el campo tampoco recibirá los 54 euros por hectárea correspondientes a las ayudas agroambientales de la UE.

     "Estamos en inferioridad competitiva respecto a otras zonas productoras", ha asegurado Pons.

     También han mostrado su parecer sobre la lucha contra la plaga desde Prodelta, la organización que agrupa a regantes y productores agrícolas del Delta del Ebro.

     Su gerente, Marc Ibeas, ha constatado la negativa de los productores a salinizar los campos, una medida que se ha mostrado altamente eficaz contra el caracol, pero que ha provocado mermas importantes del cultivo en algunas zonas.

     "Ya hace tiempo -ha dicho Ibeas- que comunicamos al Departamento de Agricultura que no se podía aceptar una salinización de los arrozales. Ha sido una medida efectiva de contención de la plaga, pero para el agricultor ha sido como agarrarse a una hipoteca sin saber a qué tipo de interés y en cuántos años le afectará. Tirar sal en los arrozales provoca unos daños que no sabemos qué efectos pueden tener".

     A corto plazo, los productores y regantes aceptarían únicamente salinizar los desagües. "Detectamos que hace falta comprensión y financiación a nivel europeo para poder estudiar la salinización en desagües". La época más factible para llevar a cabo esta medida según Ibeas sería en octubre.