CCOO pide a Muñoz que afronte la profesionalización de sector agroalimentario

0
6

EFE.- El secretario general de la Federación Agroalimentaria de CCOO de Extremadura, Paco Rodríguez, considera una buena oportunidad para que se tomen medidas laborales en las campañas del sector agroalimentario dar “garantías” al trabajador.

Ha recordado, en declaraciones a Efe, que el propio convenio colectivo del sector recoge que aquellos trabajadores que realizan como mínimo dos campañas continuadas de al menos dos meses en una explotación deben ser reconocidos como fijos discontinuos.

Entre otros, la empresa debería elaborar una lista de orden de llamamiento por antigüedad para cada campaña, o deberían establecerse las medidas a adoptar cuando una de las dos partes decida no continuar con la relación laboral.

Rodríguez ha indicado que esta situación beneficiaría a las propias empresas, pues les garantizaría una cobertura adecuada; ha recordado que en bonanza, muchas personas preferían el sector Construcción al no ser fijos discontinuos en el Agroalimentario.

El problema es que en la actualidad “hay muchas personas tocando a la puerta de las empresas por necesidades de trabajo”, y “algunos se intentan beneficiar de esa situación”.

Considera que se deben “sentar las bases” en el campo, a través de la administración y de la Inspección de Trabajo, para reconocer la “estabilidad” en el empleo, principalmente en empresas como las dedicadas al manipulado de fruta.

El reconocimiento de trabajadores fijos discontinuos no solo daría “garantías”, sino que paralizaría el “subsidio” tan criticado desde fuera, al reconocerse una “estabilidad” en el empleo.

Ha lamentado que exista personal que lleva más de 20 años trabajando cada temporada durante 5 o 6 meses al año, y que siguen siendo considerados como “eventuales”, con lo que continúa el fomento de un empleo “precario” en el área agroalimentaria extremeña.

También ha pedido que se incremente la cobertura de los seguros agrarios para aquellas personas que trabajan en el campo sin ser propietarios, pues ante situaciones adversas durante la campaña se quedan en “desamparo”.

Ha recordado que tormentas como las de ayer u hoy provocan un daño en el campo que el propietario puede reparar o amortiguar en parte con estas ayudas; sin embargo, quien trabaja para él ve concluido sus ingresos.

Si se producen situaciones climatológicas adversas durante primavera y verano, este tipo de trabajadores se queda “sin nada”, sin una cobertura que le garantice una “subsistencia” tras los duros meses de invierno.