China cumple su amenaza e ‘investigará’ contra las importaciones de vino europeo

0
5

   Ha recordado que el sector del vino europeo, aunque sujeto a una organización Común de Mercado, se basa en el libre mercado y sin apoyos a los precios.

    Además los vinos españoles, aunque no han dejado de aumentar sus ventas a la China en los últimos 6 años, han multiplicado por tres el precio medio de sus exportaciones, en un verdadero esfuerzo de posicionamiento y por tanto muy lejos de un dumping por precios, ha puntualizado en el mismo comunicado.

20 días para ‘mostrar voluntad de cooperación’ con las autoridades chinas


    En concreto, a partir de ahora se inicia el plazo de 20 días para que las empresas que exportan a China se registren como partes interesadas, lo que implica mostrar voluntad de cooperación con las autoridades chinas, según la FEV.

    Para ello deben enviarse unos formularios cumplimentados al Bureau of Fair Trade for Imports and Exports (BOFT) y al Bureau of Industry Injury (IBII) del Ministerio de Comercio de China.

    También hay que contar con un representante legal en China al que se otorgarán poderes de representación, ha matizado.

    Por su parte, las autoridades chinas tienen un plazo de 30 días para enviar los cuestionarios relativos a las investigaciones y las empresas tendrán un plazo de 37 días a partir de su recepción para cumplimentarlos, ha aclarado la FEV.

Quedan excluidos el vermut y a los vinos aromatizados


    Las investigaciones AD y AS cubrirán el 2012 y la investigación de daño de 2009 a 2012 y podrían concluir con la imposición de tasas anti-dumping y anti-subvención a las importaciones de vino europeo, que serían acumulativas y tendrían una vigencia de 5 años y podrían prorrogase 5 años más.

   Los productos afectados son los de las partidas 22041000, 22042100 y 22042900, por lo que quedaría excluido de la investigación el capítulo 2205, que incluye el vermut y los vinos aromatizados.

    Las subvenciones existentes en Europea -que las autoridades chinas alegan para justificar sus actuaciones- se refieren al esquema de pago único, promoción en terceros países, reestructuración y reconversión de viñedos, cosecha en verde, mutualidades, seguro de cosecha, inversión, destilación de subproducto, restitución a la exportación, almacenamiento de vino y mosto y las ayudas para uso específico y al desarrollo rural.

    También apuntan a la ayuda fiscal a la inversión en Córcega (Francia), al plan de incentivos regionales (España) y a la subvención a la inversión (Este de Alemania)

    Según añade la FEV, las empresas registradas pueden evitar las tasas más elevadas en caso de que se impongan finalmente, mientras que las no registradas se considerarán "no colaboradoras" y se les impondrán las tasas más elevadas.

Propone una acción colectiva en defensa del sector


    "La participación de las empresas en estos procedimientos es fundamental y la Secretaría de Estado de Comercio recomienda que se registren todas aquellas empresas que estén exportando a China de una manera importante y regular o tengan previsión de incrementar sus ventas a corto plazo", ha subrayado la FEV.

    La FEV ha afirmado que "se pone a disposición de las empresas del sector para orientarlas en este complicado proceso", que está coordinando con el resto de la industria vitivinícola europea.

    Se propone iniciar acción colectiva de defensa del sector y también brindar su apoyo a las empresas para los procedimientos individuales, tanto desde el registro como si las empresas resultan seleccionadas por las autoridades Chinas para la investigación, ha concretado en el mismo comunicado.