China detecta grandes cantidades de leche contaminada con melamina

0
9

EFE.- La policía de la ciudad de Chongqing, en el centro de China, interceptó 26.000 kilos de leche contaminada con melamina, el mismo químico que mató al menos a seis bebés e hizo enfermar a otros 300.000 niños en el 2008.

En esta ocasión, la leche procedía de una compañía láctea de Mongolia Interior (norte) e iba destinada a la fabricación de helados, aunque no llegó al público, según la policía de Chongqing, informó hoy la agencia estatal Xinhua.

La melamina es un químico usado para engañar a los detectores de proteínas que provoca problemas renales y que en el 2008 se encontró en leche en polvo, caramelos y leche líquida de todas las grandes productoras lácteas chinas.

En aquella ocasión, la leche en polvo para bebés contaminada mató al menos a seis niños y provocó piedras en el riñón a otros 300.000.

Tras el escándalo, las autoridades aumentaron los controles, pero según datos de la Administración Estatal de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena de China publicados a principios de este mes, el 45 por ciento de los 1.176 productores de leche registrados en China no superaron la última inspección de calidad.

Según las autoridades sanitarias, 426 productores de leche tendrán que cerrar sus negocios y otros 107 suspenderán sus operaciones hasta cumplir con los estándares de calidad.

Los casos de leche contaminada con melamina han seguido apareciendo en estos años, incluido el de una partida contaminada que, tras ser retirada para su destrucción, volvió a ser puesta a la venta.

Esto ha llevado a la población china a desconfiar de los productos lácteos locales, en especial, de la leche en polvo para bebés, que muchas madres compran en el extranjero, sobre todo a Japón.

Según las autoridades, 114 de los 145 productores de lácteos para niños inspeccionados cumplieron con los estándares de calidad en la última inspección.

El Gobierno chino ha puesto además en marcha una nueva regulación para los productores lácteos que incluye tener el equipo adecuado para rastrear aditivos y por la que todas las compañías deben solicitar de nuevo su licencia para operar.