China, Japón, Rusia o Brasil, objetivos de la Interprofesional del porcino de capa blanca

0
14

    En este sentido, el Grupo de Trabajo de Promoción Exterior de INTERPORC identificará y promoverá acciones en estos países que ayuden a dar a conocer y fomentar la demanda de productos españoles.

   Además de la presenta activa en ferias agroalimentarias locales e internacionales, la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca quiere realizar acciones específicas en cada destino, en las que se tenga en consideración las condiciones particulares de cada uno de estos mercados.

   Del mismo modo, INTERPORC no descarta realizar acciones en otros destinos de interés si se presenta la oportunidad y trabajará para estar presente en las grandes ferias europeas con repercusión mundial como SIAL en Francia o Anuga en Alemania.

Un nuevo grupo de trabajo sobre materia sanitaria

   Durante la asamblea general, también se han abordado los diferentes proyectos presentados por los distintos grupos de trabajos. En este sentido, se ha acordado seguir apoyando y promoviendo iniciativas que ayuden al estudio y prevención de enfermedades como la listeria en productos cárnicos o el denominado PRRS, así como dotar al sector de un sistema de información de utilidad, tanto para la rama ganadera como para la industrial.

   Entre los aspectos más destacados, se ha reconocido la necesidad de contar con un gabinete de crisis ante cualquier alerta sanitaria, ya sea real o mediática, con el objetivo dar la respuesta más efectiva posible a las posibles eventualidades que se presenten en el futuro.

   Con este fin, la asamblea ha acordado poner en marcha un quinto grupo de trabajo que se especialice en la elaboración de un plan de emergencias sanitarias, con el que se puedan identificar los potenciales problemas antes de que estos se presenten y se establezcan las principales líneas de actuación llegado el momento.

    En el transcurso de la Asamblea, las asociaciones miembro de INTERPORC también han podido reafirmar su compromiso con la extensión de norma, cuya aportación económica permite al sector seguir desarrollando proyectos de futuro que benefician a todos los agentes de la cadena de valor de la carne de porcino y sus productos elaborados.