Cientos de regantes de la cuenca del Ebro se unen contra “tarifazo” eléctrico

0
5

EFE.- "El regadío agoniza", "no al tarifazo eléctrico" son los lemas que han elegido los agricultores para concentrarse frente a la Delegación del Gobierno de Aragón en la capital aragonesa como llamada de atención al Ejecutivo central sobre las consecuencias que van a tener en el sector las reformas del mercado eléctrico.

Unas tarifas en las que pesa más la potencia contratada que la energía consumida y que ha supuesto que en comunidades de regantes como en el Bajo Ebro los costes se hayan disparado desde 2008 un 130 o 140 %, o que regar una hectárea de maíz se haya incrementado entre 400 y 450 euros al año.

Son datos que hoy han reflejado los presidentes del sindicato de riegos de la Margen Izquierda del Ebro, en Cataluña, Francisco Casanova, y el de la Comunidad de Regantes Montesnegros, que agrupa a los sistemas de La Almolda, Bujaraloz, Valfarta y Peñalba, en Los Monegros, Javier Calvete, quienes han participado en la convocatoria junto a regantes procedentes de toda la cuenca.

Todos han coincidido en el incremento de costes que ha supuesto el cambio en las tarifas eléctricas, ya que a pesar de que la temporada de riegos solo dura seis meses se paga por lo que se contrata, motivo por el que piden dos tipos de contratos, uno de temporada en el que se pague por el kilovatio consumido y otro por contrato.

Para Calvete, el sistema actual es una "injusticia total" ya que durante los cuatro o cinco meses de parada de las estaciones de bombeo se les obliga a pagar el mínimo contratado por lo que "si se sigue así habrá que parar de regar".

El presidente de la Comunidad de Montesnegros aseguran que en cultivos como el maíz o la alfalfa pierden dinero pero siguen adelante "por mantener la vida en los pueblos".

Por su parte, Francisco Casanova ha justificado su presencia en Zaragoza para ver "si alguien nos escucha porque es imposible aguantar" dado que, ha asegurado a los medios, la tarifa eléctrica "se ha incrementado de manera insostenible".

De las 400.000 hectáreas de regadío que hay en Aragón, unas 200.000 necesitan energía, ha informado el secretario general de UAGA Aragón y presidente del sistema de riegos del Alto Aragón, José Manuel Penella, quien ha subrayado que el problema no es el precio del kilovatio hora sino la energía contratada, lo que no contribuye a promover el ahorro energético.

Penella ha denunciado que los agricultores afrontaron una serie de obras "en base a unas condiciones" que ahora han cambiado y que les han dejado "fuera de juego".

Desde ASAJA Aragón, el portavoz de los regantes, Fernando Luna, ha recordado que el primario es un sector "estratégico" que podría ser más competitivo frente a los productores de alimentos internacionales, mientras que los actuales costes que tienen que afrontar repercutirán en un incremento de los precios finales.

Para reforzar sus peticiones, algunas comunidades han acudido con sus propias pancartas como la de Val de Alferche, un sistema de riegos del sur del Somontano con más de 7.000 hectáreas, además de con numerosos carteles en los que los agricultores reclamaban "contratos de temporalidad" o "un IVA reducido" y alertaban de que "el regadío agoniza", lema que se leía también en los adhesivos que todos han pegado en sus ropas.