La Universidad Politécnica de Valencia ha celebrado las “I Jornadas sobre Tecnología al servicio del sector Agroalimentario”. Citrosol ha participado en una mesa redonda en la que el director general ha defendido que la apuesta por la sostenibilidad tiene retorno. Una empresa cuyo crecimiento corre paralelo a su compromiso con la economía circular. La poscosecha de precisión es verde.

Benito Orihuel, director general de Citrosol, destacaba durante su intervención el compromiso de la compañía con el medioambiente, un pilar que vertebra todos los nuevos desarrollos: “Desde hace 10 años nos planteamos un nuevo reto: mejorar en la sostenibilidad de nuestros productos y sistemas e intentar lograr la Economía Circular, o acercarnos en algún proceso”.

Resultados de la apuesta por una economía verde

Transcurridos estos años Citrosol puede hacer balance de los frutos cosechados por su decidida apuesta por desarrollar e implementar una poscosecha preocupada en el impacto medioambiental. “Logramos ahorros en el consumo de energía (y producción de gases de efecto invernadero) superiores al 70%, ahorros en consumo de agua de lavado también de este orden, y disminuimos enormemente la cantidad de residuos que las centrales hortofrutícolas tienen que depurar. Lo hemos logrado con nuestro Citrosol Vertido Cero®, que ya se ha convertido en el referente del sector. Fuimos los primeros en reutilizar los caldos de tratamiento con seguridad, es decir, manteniendo la eficacia de los mismos con tecnologías de mantenimiento de las propiedades críticas de los caldos aplicadas en continuo”.

En definitiva, Citrosol populariza el claim: la mejor manera de tratar residuos es no generarlos. Y hay diferentes niveles. Desde el punto de vista del consumo la sostenibilidad se mide en términos de rebajar las pérdidas en la poscosecha de frutas y hortalizas, calculadas entre un 12-25%; desde el punto de vista de las centrales hortofrutícolas, la sostenibilidad se observa en reducir el consumo de energía, de agua o en reducir la huella de carbono, entre otros parámetros. Ambos niveles definen lo que es la “poscosecha de precisión” que propugna Citrosol desde sus instalaciones de Potríes, en La Safor.

En este itinerario verde Citrosol reinvierte una cifra situada entre el 6-10% de sus ventas a su área de I+D+i, no en vano el 10% de la plantilla está formada por doctores. A ello se suman colaboraciones con equipos de distintas Universidades, centros del CSIC e institutos tecnológicos. “Hemos convertido la I+D+i en una actividad prioritaria. Y aún más importante que las cifras es nuestro respeto a la ciencia, al método científico y en definitiva a la verdad”, subrayaba Benito Orihuel.

Las ‘I Jornadas sobre tecnología al servicio del sector Agroalimentario’, un encuentro profesional que ha reunido a sobresalientes empresas del sector. En la primera de las mesas redondas asistían José Vercher, Bollo; Javier Bernabéu, Sakata; Jordi Pelegri, Universal Robots; Álvaro Fernández, Indra; y Juan Cardona, de Kiwa España, como moderador. La segunda mesa redonda era moderada por José Adolfo Balaguer, de Anecoop; y en ella participaban Antonio Cerveró, de Idai Nature; Raquel Zornoza, Sor Ibérica; José Miguel Iglesia, Hinojosa; y Leonor Saiz, Embutidos Martínez. Finalmente, en la tercera mesa redonda con la que se clausuraban las jornadas moderaba Domingo Álvarez, de Banco Sabadell; e intervenían Nancy Daiss, de San Lucar; Sonia Guri, Carburos Metálicos; Carmen Picot, Consum; y Benito Orihuel, Citrosol. Jornadas que han arrojado luz sobre las tendencias e innovaciones tecnológicas actuales que rodean al sector y que ha estado muy bien representado por Bollo, San Lucar y Citrosol, productores e industria auxiliar del sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here