COAG denuncia que se vende aceite "que no se corresponde con lo que indica la etiqueta"

0
17

      “Esto es un engaño para el consumidor, que compra una cosa y se come otra. No es un perjuicio para su salud, pero sí para su bolsillo, y también para un producto excelente, que se ve perjudicado por estas prácticas especulativas. Por eso, la transparencia es el mejor servicio que el Ministerio puede hacer al consumidor", señala Blanco.

     El secretario general ha denunciado el uso del aceite (y de la leche) como producto reclamo, recurriendo en ocasiones a la venta a pérdidas y/o al engaño al consumidor para ofrecer el producto a menor coste, en una situación como la actual, con una campaña que se ha cerrado con menos de la mitad de producción de un año normal. “No podemos permitir que se especule con el aceite de oliva. Pedimos que se juegue limpio, y que el Ministerio tome cartas en el asunto y sea contundente con quien no lo hace. Por el interés general, tanto del sector como de los ciudadanos", señalo Blanco.

Han subido los precios pero ha bajado demasiado el rendimiento

      El balance de la campaña arroja una subida del precio, según señala el responsable de olivar de COAG Andalucía, Juan Luis Ávila, pero una subida moderada, con precios medios de 2,80 €/kg, cuando el límite de la rentabilidad que fija el Ministerio es de 2,50 €/kg. “Pero aún así al productor siguen sin salirle las cuentas, por los menores rendimientos. El olivarero se arruina, pero el consumidor  tampoco se beneficia”.  Por eso, Ávila reclama que se apliquen los (escasos) mecanismos de ordenación de  los mercados que aún conserva la PAC, y pide sanciones ejemplarizantes contra prácticas ilegales como la venta a pérdidas.

    Juan Luis Ávila también ha señalado que la publicación del aforo de cosecha implica dar ventaja a los especuladores, pues tienen acceso a información que usan en su beneficio. El responsable de olivar de COAG Andalucía considera que "hay que exigir que el resto de países productores también lo hagan, de forma seria y rigurosa". Asimismo, ha advertido que no va a haber suficiente aceite para cubrir la demanda, y que no habrá enlace para la siguiente. 

     En la rueda de prensa también estuvieron presentes el responsable de olivar de COAG, Gregorio López, quien ha lamentado, que el producto no se valore como merece y como se recoge en el estudio de la cadena de valor del propio Ministerio, y el responsable de aceituna de mesa de COAG Andalucía, Antonio Rodríguez, quien ha destacado que este año los precios han sido muy bajos y que las exportaciones han aumentado.

La calidad es la única salida ante una crisis que dura ya cinco campañas

      En su opinión, el sector sólo tiene un camino: seguir apostando por la calidad. En ese sentido, ha destacado la constitución de la IGP “Aceituna Sevillana”, para defender la calidad mediante  la diferenciación a través de esta figura de calidad (la semana pasada se publicó en BOE la solicitud de inscripción de la IGP en el registro comunitario). Asimismo, ha comentado que es fundamental la implantación de los Contratos Tipo, que ya se utilizan en otros países de la UE, como Francia.

    Los responsables de COAG Andalucía han recordado que el sector del olivar lleva años inmerso en una crisis que en las últimas cinco campañas ha supuesto pérdidas de más de 3.500 millones de euros. Se trata de un sector del que dependen directamente más de 160.000 familias en Andalucía y que genera 20 millones de jornales, lo que significa más de 100.000 puestos de trabajo en una de las zonas con más desempleo de Europa.

    Por eso, COAG considera que es necesario diseñar una estrategia para el sector y replantearse todo, en beneficio de los productores y de los consumidores, como garantía del empleo y del abastecimiento. Entre las medidas que  COAG plantea, además de la aplicación contundente de la Ley y de exigir reciprocidad en la publicación de aforos en el resto de países productores, se incluye la actualización de los obsoletos precios de referencia para el desencadenamiento del almacenamiento privado, para poder abordar las posibilidades que ofrece la nueva OCM.