COAG denuncia retrasos en la retirada de animales muertos en Andalucía

0
29

EFE.- Estos retrasos, que en determinados casos superan las dos semanas, están causando un riesgo sanitario, además de malos olores, quejas de los vecinos y un grave daño a la imagen de estos profesionales del campo, según ha informado COAG-A en un comunicado.

Hay varias provincias afectadas, aunque los mayores problemas se registran en algunas comarcas de Málaga y Granada.

Aunque esta situación está originada aparentemente por problemas con alguna de las empresas autorizadas para el servicio de transporte de los animales muertos hasta las plantas de tratamiento de subproductos, COAG sostiene que la responsabilidad es de la Junta, que debe tomar medidas, con carácter inmediato, para normalizar la actividad.

Esta organización agraria reclama que todos los cambios que se han producido en la liberalización del servicio de transporte por parte de la Consejería de Agricultura "dejen de perjudicar a los ganaderos y sirvan para mejorar la calidad de este servicio, que en la actualidad es claramente ineficiente".

Además de tener que soportar un servicio de recogida de "pésima calidad", los productores han experimentado un incremento notable de los costes derivados de la obligación de retirar los animales muertos, ya que la Junta ha eliminado la subvención a la contratación del seguro de retirada, lo cual, unido a la disminución de la aportación de ENESA (del 32 al 16 %), ha provocado que los gastos se disparen.

A modo de ejemplo, una explotación de ovino/caprino de 500 animales ha pasado de pagar alrededor de 270 euros anuales a más de 500 en la actualidad.

La prohibición de enterrar a los animales muertos en las explotaciones ganaderas responde a una normativa comunitaria, en vigor desde 2002 que, salvo excepciones, obliga a los productores a gestionar la retirada de cadáveres a través de la contratación del correspondiente seguro MAR o MER, según el caso.

Además, la nueva normativa también ha obligado a los productores a realizar inversiones en las explotaciones ganaderas que han incrementado los costes de producción en los últimos años.