COAG denuncia una situación generalizada de caída de precios en origen en Andalucía

0
8

     En el caso de la zanahoria, la campaña ha sido desastrosa, quedando en el campo prácticamente el 60% de las 2.900 ha sembradas en Andalucía, principalmente la que se comercializa suelta. Además, la que se ha vendido lo ha hecho a precios que no han permitido cubrir los costes de producción, en un cultivo que exige una elevada inversión.

     La climatología favorable de los países europeos ha adelantado sus propias producciones, que se han solapado en el tiempo con la campaña andaluza de exportación, a la que se destina más del 70% de nuestra producción. La zanahoria es un cultivo muy importante en cuanto a la generación de empleo en las comarcas productoras de Cádiz y Sevilla.

Adelantos de las campañas en Centroeuropa por el calor

    Esas temperaturas elevadas registradas en Centroeuropa en primavera también provocaron el adelanto de las campañas de recolección de hortícolas en esos países y una reducción importante de las exportaciones andaluzas desde mediados de abril. Esto se ha traducido en un desplome de las cotizaciones de todos los productos. En calabacín y pepino los precios no han remontado, mientras en pimiento y tomate el arranque anticipado de plantaciones ha aliviado la oferta y ha favorecido un ligero repunte de las cotizaciones.

    COAG Andalucía recuerda que los mecanismos de gestión de crisis son las únicas herramientas disponibles para hacer frente a estas situaciones de hundimientos de precios, y en estos casos no se han activado de forma coordinada.

    Por lo que respecta a los cultivos de primavera, mientras que el melón ha presentado cotizaciones medias de 0,45 €/kg (8% inferior a la pasada campaña), si bien los precios van a la baja (en esta semana, se vende a unos 0,10-0,15 €/kg). El precio medio de la sandía se reduce hasta un 30% menos que en la pasada campaña.

La PAC no sirve con su apuesta por la liberalización

Esta organización agraria denuncia que la UE sigue avanzando hacia la liberalización, con una reforma de la PAC que se olvida del mercado, dejando vía libre a la especulación. En este contexto, con un euro alto, el mercado comunitario es muy atractivo para los países de fuera de la UE, mientras nuestros productos se ven seriamente perjudicados por las importaciones.

     Por ello, COAG Andalucía sigue reclamando que se aplique la preferencia comunitaria, como garantía de seguridad alimentaria y de futuro de nuestro sector, ya que nuestras producciones sufren la competencia desleal por parte de productos de terceros países que no cumplen los requisitos y exigencias socioeconómicas y medioambientales, de ahí que puedan acceder a los mercados a unos precios que no cubren nuestros costes de producción. 

     En este sentido, ha hecho una lista de productos que se están viendo afectados por todas estas situaciones:

El aceite de oliva mejora, pero los precios siguen bajos

    En estos momentos, el aceite de oliva supera los 2 euros/kg,  pero durante los primeros meses de la campaña de comercialización los precios volvieron a rozar los umbrales de desencadenamiento del almacenamiento privado. No podemos olvidar que, según el estudio de cadena de valor del Ministerio de Agricultura, los costes de producción se sitúan en 2,49 €/kg.

Balance de cítricos y fresa

    Respecto a las campañas ya concluidas de cítricos y fresa, el balance es negativo. La campaña citrícola ha vuelto a ser complicada, y ha estado marcada por la falta de demanda a nivel europeo, los calibres pequeños y, de nuevo, precios ruinosos, que han dejado mucha fruta en el árbol. Las pérdidas se acumulan especialmente en naranja dulce, para la que muchas semanas los precios en origen han estado por debajo de los costes de producción, incrementados esta campaña durante el otoño por la falta de precipitaciones y la necesidad de regar los huertos hasta mediados de diciembre.

     En fresa, las producciones han sido buenas pero las cotizaciones en origen han sido inferiores a las de la pasada campaña prácticamente en todas las semanas. De media éstas se han reducido casi un 20%. El volumen de fruta exportada ha sido superior al de 2013, pero las cotizaciones en los mercados de destino también han sido inferiores, provocando un descenso de alrededor del 25% en los ingresos por exportaciones. El final de la campaña se ha adelantado, ante la falta de rentabilidad.