COAG plantea movilizaciones por el plan de financiación andaluz contra la lengua azul

0
24

        Así, lo gastado en 2015 (dos dosis por cada serotipo en la mayoría de las comarcas ganaderas) podría recuperarse avanzado el año 2017, lo que conlleva que los ganaderos deban también adelantar el importe de la compra de las vacunas de la campaña 2016. Asimimso, la organización recuerda que "no se puede olvidar que los costes de los servicios profesionales veterinarios por la aplicación de la vacuna serán asumidos en su totalidad por los productores".

Obligan a los ganaderos "a responder en solitario por el mantenimiento de la sanidad animal "

    A la reunión han asistido el Secretario de Sectores Ganaderos de la Ejecutiva de COAG Andalucía, Antonio Rodríguez y el responsable del sector ovino de COAG, Juan Antonio Marchena, además de ganaderos de todas las provincias andaluzas, entre los que se incluyen presidentes de ADSG.  En la reunión también ha participado el Secretario General de COAG Andalucía, Miguel López, quien ha declarado que con esta propuesta la Junta "abandona a los sectores ganaderos andaluces en el control de la lengua azul".

     "No es una postura responsable, puesto que está obligando a los ganaderos a responder en solitario por el mantenimiento de la sanidad animal,  cuando ello no es competencia exclusiva de los productores, sino que debe ser tutelado y apoyado por la Administración”, señaló. En este sentido, el Secretario de Sectores Ganaderos, Antonio Rodríguez ha recalcado que "es imprescindible trazar un plan de control serio y a largo plazo" contando con la activa colaboración del sector para su elaboración y cumplimiento.

Los buenos resultados de la experiencia de 2008 deben servir de referencia

     Asimismo, esta organización agraria recuerda que las medidas para el sector ganadero puestas en marcha entre el Ministerio y la Consejería en 2008 tuvieron un impacto positivo en el sector,  y que los planes de control implementados a partir de ese año, en el que la administración  proporcionó las dosis vacunales a los ganaderos, permitieron alcanzar niveles de inmunidad que posibilitaron un periodo en el que se han venido declarando un número limitado de focos.

     No obstante, COAG alerta de que el todo el esfuerzo económico de la administración y la responsabilidad y el buen hacer de los ganaderos en el cumplimiento de las campañas de vacunación "pueden caer en saco roto si la administración no continúa apoyando este control. Así ha ocurrido, por ejemplo, con el cese de la vacunación obligatoria que se produjo a partir de 2011, y que provocó un retroceso en la lucha contra esta enfermedad". 

    Por eso, esta organización agraria está estudiando convocar actos reivindicativos en los que contará con ganaderos de todas las provincias, para reclamar a la Consejería de Agricultura que reconsidere su decisión y que se siente con el sector a planificar una solución a largo plazo en cuanto al control de la enfermedad.

      La organización recuerda que Andalucía es frontera sur de la UE y actúa como barrera frente a la entrada de enfermedades procedentes del continente africano. "Esto implica que la responsabilidad debe ser compartida y no debe recaer únicamente sobre los productores andaluces". Por ello, COAG considera de gran importancia que se siga trabajando para que aumente el porcentaje de financiación europeo que corresponde a esta comunidad.