Coca-Cola se da 15 días para ejecutar el ERE tras no llegar a acuerdo con sindicatos

0
9

    Han precisado que la compañía ha indicado que tomará en consideración todas las propuestas planteadas sobre la mesa en relación a las prejubilaciones y bajas incentivadas mejoradas respecto al planteamiento inicial, pero también han advertido de que estas ahora no son vinculantes.

    CCIP mejoró las condiciones iniciales planteadas para los prejubilados al bajar la edad de los 58 a 56 años para poder acogerse a esta medida, y en el caso de las bajas incentivadas se pasaba de 30 días de indemnización por año trabajado con un tope de 18 mensualidades a 45 días con tope de 42 mensualidades.

    El embotellador tiene ahora un margen de 15 días para decidir si ejecuta o no el ERE.

CCOO no acepta una propuesta con despidos


    Fuentes de la Federación Agroalimentaria de CCOO han indicado a Efeagro que, por parte del sindicato, no se podía firma este ERE porque destruía puestos de trabajo con despidos forzosos y cerraba plantas.

    "No se ha firmado porque conllevaba el cierre de cuatro plantas y la pérdida de multitud de puestos de trabajo. Nosotros siempre apostamos por la voluntariedad de las medidas, por la aceptación y el consenso, no por la imposición".

    En este sentido, CCOO espera que CCIP tome la decisión acertada para que se resuelva el conflicto y la más adecuada para la viabilidad de la empresa, según han puntualizado.

    Han destacado que, en el caso de que la empresa decida presentar el ERE, CCOO lo va a impugnar y "tiene toda la probabilidad de que se declare nulo".

UGT esperará, pero no descarta que se abran nuevos contactos


    
Por su parte, el secretario de política industrial de la Federación Estatal de Agroalimentación de la UGT, Sebastián Serena, se pasa ahora a una fase donde "debemos comprobar y confirmar las acciones que hace la empresa, que tiene 15 días para decidir".

    Ha subrayado que hay que ver cómo y en qué momento se presenta y que actuarán en consecuencia desde el punto de vista jurídico legal sin descartar otras medidas.

    "Ojalá no nos equivoquemos y la compañía vea necesario abrir otro periodo diferente, sin la presión que hemos tenido hasta ahora y con la premisa de evitar la destrucción de empleo y de llegar a acuerdos más razonables posibles".

    Ha reiterado que si se tiene la oportunidad de ese nuevo proceso de diálogo y de conversaciones, "lo que la UGT no va a hacer por mucha amenaza que tengamos, es estar condicionados a ninguna minoría dictatorial como las que ha habido en este proceso. Rechazamos y condenamos la actuación de algunas personas".

(Foto:Archivo www.diariodemallorca.es)