COEXPHAL y Cajamar proponen la salud del consumidor como nuevo argumento comercial

0
5

    Según Giuseppe Russolillo Femenías, de la Fundación Española de Dietistas -Nutricionistas las nuevas evidencias científicas demuestran que es necesario empezar a tomar más alimentos de origen vegetal y menos alimentos de origen animal.

   En su conferencia titulada ‘Comer sano: nuevas evidencias científicas’ ha explicado que "Hay que consumir más frutas, verduras, productos integrales, legumbres, frutos secos, aceites vegetales y comer menos carnes, pescados, huevos, embutidos, quesos y mariscos. Cada vez que se vaya a elegir un alimento de este grupo, elegir preferentemente los pescados".

   En opinión de este experto, "el consumo de frutas, verduras y productos integrales es crucial para combatir la enfermedad cardiovascular, la diabetes, el cáncer o la obesidad. Estos alimentos aportan unas sustancias llamadas fitoquímicos vegetales que actúan como potentes antioxidantes. Los fitoquímicos vegetales son sustancias que producen las plantas para defenderse de las bacterias, virus, mohos y hongos, son las responsables del olor, color o aroma de las frutas, hortalizas y productos integrales".

Una información veraz, clara y comprensible sobre sus efectos beneficiosos

    Por su parte, Juana María Morillas Ruiz, de la Universidad Católica San Antonio de Murcia ha llevado a cabo la segunda ponencia y ha hablado de los ‘Efectos beneficiosos de frutas, verduras y hortalizas: un valor añadido para su comercialización’.

    Según ha expuesto Morillas "Todos los estudios científicos evidencian la importancia de aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas. Sólo el consumidor decide de qué manera hacerlo. Somos libres para elegir nuestro estilo de vida, pero es necesaria una información veraz, clara y comprensible sobre la composición nutricional y los efectos saludables de los alimentos, incluidos los productos hortofrutícolas. A ello puede ayudar un etiquetado nutricional sobre el producto preparado ya directamente para su comercialización y venta. Se trata de informar al consumidor que cuanto más sano sea el alimento, más podremos prolongar nuestros años de vida y además con una buena calidad. Es así que el rol que buscamos actualmente en los alimentos es que además de alimentarnos, tengan un beneficio específico para nuestra salud. Y en ello frutas, verduras y hortalizas son protagonistas absolutos".

    ‘Ecológico vs. Convencional en productos hortofrutícolas. Influencia en las características organolépticas y sustancias bioactivas’ ha sido la tercera ponencia  impartida por Miguel Ángel Domene Ruiz, de la Estación Experimental Cajamar Las Palmerillas, en la que este experto ha ofrecido una visión general del los condicionantes que afectan al contenido en sustancias bioactivas y características organolépticas en productos hortofrutícolas, centrando la atención en el estudio detallado y variabilidad de las mismas en el sistema de manejo agronómico Ecológico VS Convencional.

    "El manejo agronómico ecológico puede potenciar la biosíntesis de metabolitos secundarios que tienen un efecto importante sobre la salud humana frente al convencional. Y en cuanto a las características organolépticas aunque no existen diferencias significativas importantes se puede potenciar más el flavor en cultivo ecológico, debido a que en general se produce un mayor contenido en azúcares y ácidos orgánicos", ha concluido Domene.

    María José Frutos Fernández de la Universidad Miguel Hernández de Elche ha hablado sobre ‘Las frutas y hortalizas como fuente de compuestos bioatcivos: posibilidades para el sector agroalimentario en el campo de los alimentos funcionales’.

    "Los consumidores están cada vez más interesados en los beneficios potenciales que puedan tener para la salud algunos ingredientes alimentarios. Las frutas y hortalizas representan una fuente inestimable de compuestos bioactivos que ejercen efectos beneficiosos sobre la salud. Este potencial debe ser aprovechado por la industria agroalimentaria para desarrollar y comercializar las frutas y hortalizas como alimentos funcionales y aprovechar su potencial tecnológico en el desarrollo de alimentos que incorporen estas fuentes de compuestos saludables de origen vegetal".

Reclamos nutircionales y de salud en el etiquetado

    Frutos ha continuado explicando que la normativa Europea (Reg. CE 1924/2006) regula los reclamos nutricionales y de salud que se pueden utilizar en el etiquetado de los alimentos, todos ellos basados en evidencias científicas. Por lo tanto es necesario el trabajo conjunto de productores e investigadores, teniendo en cuenta la aceptación de los productos por parte de los consumidores. La industria de los alimentos funcionales ha experimentado un crecimiento espectacular en los últimos años, y esta tendencia sigue aumentando y orientándose hacia alimentos focalizados sobre determinados sectores de la población en los que el riesgo de padecer determinadas enfermedades es mayor".

    Por último, Ana Molina, famacéutica y nutricionista de COEXPHAL, ha moderado la mesa redonda que ha puesto el punto y final a esta jornada, y ha explicado que "el sector tiene en sus manos las herramientas claves para promover la salud entre los consumidores, pero que ahora debe centrarse en exportar salud y no sólo kilos".