Consideran "insuficientes" las medidas propuestas por la CE para la fruta con hueso

0
6

       Aunque valora la reacción de Ciolos y la puesta en marcha de actuaciones, la organización cree que "no alcanzarán la efectividad necesaria para revertir la situación de mercado". Por ello, ha solicitado la puesta en marcha de la retirada y no comercialización de una cantidad suficiente de producto y de manera efectiva a nivel europeo.

     El sistema de "no cosecha", que consiste en inutilizar la fruta en campo y que actualmente está incluido en las medidas de gestión de crisis de las OP, si se amplía a todos los productores del sector "alcanzaría un mayor grado de efectividad y permitiría la reducción de costes para agricultores y comercializadoras, y en definitiva a las arcas comunitarias, al suponer una indemnización más reducida".

     A juicio de COAG, esta crisis "hace patente" la necesidad de una revisión del sistema de crisis en el sector de frutas y hortalizas, que ha "carecido de efectividad real" tras su modificación en 2007, y la puesta en marcha de un "sistema de gestión de crisis grave".

Enfado en Cataluña al no tener un carácter "retroactivo"


       Por su parte,
el conseller de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, Josep Ma Pelegrí, ha asegurado que las medidas de la CE en apoyo a los productores de melocotones y nectarinas son positivas, pero "insuficientes", porque estos no son los únicos sectores afectados por el veto ruso y porque su carácter retroactivo debería remontarse a principios de julio, cuando empezó la crisis de precios, y no al 11 de agosto como propone Bruselas.

      Pelegrí, que se entrevistó con Plewa en calidad de presidente de la Asociación de Regiones Europeas productoras de fruta, legumbres y verduras (AREFLH), aseguró que la CE no está dispuesta a conceder fondos complementarios a los 420 millones de euros previstos para hacer frente a crisis de este tipo.

      "Desde la CE se nos traslada que no habrá dinero complementario", señala, y explica que los únicos recursos que se van a utilizar proceden de la UE, pero se circunscriben a la utilización de los fondos operativos de las organizaciones de productores.

     "La CE no tiene intención de poner más dinero encima de la mesa para poder hacer frente a esta eventual circunstancia", añadió. Según Pelegrí, Bruselas sí se compromete a examinar caso por caso la situación de todos los productos de la lista de importaciones afectadas por el cierre de fronteras.