Consumidores, ecologistas y COAG piden a Cañete el rechazo a maíz transgénico

0
2

EFE.- Agricultores, consumidores y ecologistas han remitido una carta al ministro, en la que solicitan que se oponga a la aprobación de la autorización de dicho maíz genéticamente modificado para su cultivo en territorio comunitario.

La misiva ha sido remitida ante la proximidad de la votación, dentro de la Unión Europea, sobre ese permiso, que solicitó la agroquímica Pioneer Hi-Bred.

Han firmado la carta la CECU, COAG, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace y la Red de Semillas.

En diciembre, la Comisión Europea (CE) pidió a los países que se pronunciaran sobre el cultivo de ese transgénico y el Consejo de Ministros de la UE (representantes de los Gobiernos) tiene hasta el 8 de febrero para dictaminar acerca de ese expediente.

Según las organizaciones firmantes, "existen muchas posibilidades de que España permita el cultivo de ese maíz, cuyos riesgos aún no han sido investigados en su totalidad".

A su juicio, la CE ha cometido errores en la tramitación del permiso sobre ese maíz y se está saltando consultas, ya que debería haber presentado antes la propuesta a un comité de expertos de los países.

El maíz transgénico "1507" tiene dos modificaciones genéticas que le permiten producir una toxina para combatir la plaga del taladro y a la vez tolerar un herbicida (el glufosinato).

En la carta, argumentan que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) no ha estudiado los impactos de la tolerancia a dicho herbicida, "una sustancia clasificada como de toxicidad aguda en la UE" y cuyo uso -aseguran- la propia CE ha planteado reducir.

Según la misma fuente, la EFSA ha admitido que el nuevo maíz transgénico "presenta una amenaza para mariposas y polillas", pero no ha investigado los efectos que puede tener en polinizadores como las abejas.

En la carta, ecologistas, COAG y consumidores han remarcado que España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a escala comercial, "pese al rechazo mayoritario de la ciudadanía europea que no los quiere ni en su plato, ni en el campo".

"Si se autoriza el maíz transgénico 1507 no hay duda de que los campos españoles serán los primeros invadidos, puesto que cada vez son más los países europeos que no autorizan su cultivo, entre ellos están potencias agrícolas como Francia o Alemania, lo que demuestra que los transgénicos no son necesarios", han insistido.

Han aludido a un informe de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda, que mostraba que la agricultura en una Europa sin transgénicos "es mucho más productiva que la agricultura en EEUU, donde se ha recurrido "masivamente" a los organismos genéticamente modificados.