Controlados los incendios de Guadalajara que han abarcado un perímetro de 3.100 hectáreas

0
6

     Según la página web de incendios de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, este domingo continuaban trabajando en el incendio 303 personas y 28 medios.

Abarcan un perímetro de 3.100 hectáreas

      El delegado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Guadalajara, José Luis Condado, ha informado que el incendio que se inició el jueves en Aleas, se ha extendido por un perímetro de 2.100 hectáreas de terreno, mientras que el perímetro del que comenzó el viernes en Butares asciende a 1.000 hectáreas.

    En las últimas horas han continuado avanzando las labores de extinción, que este sábado ya se vieron favorecidas por un cambio en las condiciones meteorológicas, con descenso de temperaturas y aumento de la humedad relativa.

     Condado ha indicado que en ambos siniestros ya no había "focos de incendio" y que en ambas zonas las patrullas terrestres se han repartido por el perímetro de 3.100 hectáreas afectadas, trabajando fundamentalmente en labores de enfriamiento y extinción.

     También han estado operando cuatro helicópteros, dos en cada uno de los incendios, realizando labores de vigilancia y sobrevolando las zonas quemadas, pero ya no han participado aviones anfibios y helicópteros bombarderos como en los días anteriores.

    Los dos incendios han entrado en el territorio del Parque Natural de la Sierra Norte, aunque aún no se ha determinado cuánta superficie de este espacio protegido se ha visto afectada.

Una cosechadora y un apicultor provocaron los incendios en Aleas y Bustares

      El incendio de Aleas fue provocado por una cosechadora el pasado jueves, 17 de julio, a las 13:51 y debido a unas condiciones climatológicas adversas se propagó con mucha rapidez por los montes situados en la zona.

     En la mañana del viernes se dio por controlado, aunque después el viento lo reavivó y volvió a coger intensidad, lo que obligó a desalojar las pequeñas localidades de Poblado de Fracuas y Monasterio, cuyos habitante fueron trasladados a Abarcón, aunque ayer pudieron regresar a sus hogares.

     A su vez, el incendio de Bustares fue causado por un apicultor que realizaba labores agrícolas a las 11:43 horas del viernes 18 de julio, según ha confirmado el delegado de la Junta de Comunidades en la provincia de Guadalajara.

     El avance de las llamas de este incendio también motivó que fueran evacuados los habitantes de los pueblos de Gascueña de Bornova y Prádena de Atienza, que en este caso fueron llevadas hasta los municipios de Hiendelaencina y Atienza.

     En total fueron evacuadas más de 150 personas que tuvieron que dormir la noche del viernes al sábado en dependencias habilitadas en los municipios de acogida, aunque todas ellas pudieron regresar ayer a sus hogares.