Cooperativas Agrarias de Extremadura (Acopaex) prevé una producción en la campaña de tomate de este año, que se ha iniciado esta semana, entre un 10 y un 15 por ciento menor con respecto al ejercicio pasado.

La menor superficie plantada con respecto al ejercicio pasado, así como las consecuencias provocadas por las tormentas de granizo del pasado mayo, provocarán este descenso, ha explicado a Efe el presidente de Acopaex, Domingo Fernández. Extremadura destina en torno a unas 22.000 hectáreas a la campaña de tomate de este año.

La campaña se ha iniciado con unos 10 días de retraso en relación a un año normal, debido a las situaciones climáticas

Las previsiones están además condicionadas a la evolución de la climatología durante el periodo de la campaña, donde las miradas están puestas especialmente en el comportamiento del mes de septiembre.

La campaña se ha iniciado con unos 10 días de retraso en relación a un año normal, debido a las situaciones climáticas de la pasada primavera, lo que hará que transcurra durante más jornadas de septiembre, un mes tradicionalmente más inestable que agosto.

En este sentido, el principal temor son las tormentas y la repercusión que pudieran tener en la producción final, por lo que sería “muy importante” que septiembre se desarrolle en condiciones “normales”.

De todas formas, Domingo Fernández ha explicado que este descenso de producción con respecto al año pasado “no es preocupante”.

Además, el retraso de la actual campaña del tomate no le afectará de cara a los mercados, lo que sí acontece en el caso de la fruta extremeña, que este año coincide con otras zonas competidoras españolas, como Lérida, o de otros países.

El hecho de que haya más o menos producción de tomate en otras zonas productoras “sí puede afectar”, pero no que ésta llegue o no con retraso, ha afirmado. Los principales mercados compradores del tomate extremeño son Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia o Rusia, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here