Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura ha alertado sobre la gravísima situación económica en que quedan los productores de cereza de las zonas tradicionalmente productoras como el Valle del Jerte al no incluirse dichas zonas en la Orden publicada en el Boletín Oficial del Estado con los nuevos módulos del IRPF en la Declaración de la Renta del año 2018 de los agricultores y ganaderos extremeños, que estén acogidos al régimen de estimación objetiva.

Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura presentó el pasado mes de enero su propuesta de reducción de estos módulos ante la preocupante situación de pérdidas de producción sufrida el año pasado por las adversidades climatológicas para cultivos como los cereales, fruta y cereza, además de para la apicultura, y que ha sido recogida prácticamente en su totalidad en la citada Orden. La unión extremeña de cooperativas ha mostrado así su satisfacción por conseguir transmitir al Gobierno, a través de la Junta de Extremadura, las circunstancias excepcionales que atravesaron numerosos sectores agroganaderos, generando un incremento de costes que afectó, junto a precios a la baja, a la rentabilidad de las explotaciones.

El año pasado hubo una reducción del 54,25% de la producción real y un 12,27% de merma sobre la producción esperada

Sin embargo, ha lamentado que en dicha Orden se contemple la reducción de fiscalidad para el cultivo de cereza, pasando del índice de 0,37 al 0,07, tal y como solicitó Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura, pero que sea sólo para diversas localidades de la provincia de Badajoz, además de Madrigalejo y Miajadas, y no se incluyan las zonas productoras de cereza por excelencia como Valle Jerte, La Vera y Las Hurdes,

Durante el pasado año las pérdidas de producción en este cultivo en la Agrupación de Cooperativas del Valle del Jerte, cooperativa asociada a Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura, ha supuesto una reducción del 54,25% de la producción real con la producción potencial de los últimos 5 años, y un 12,27% de merma sobre la producción esperada en los primeros días del año. Además, es preciso comentar que las líneas de seguros agrarios no han permitido cubrir estas pérdidas.

Ante ello, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura solicitará de nuevo al Ministerio de Hacienda, a través de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, la bajada de los índices que se aplicarán a diversas producciones en estimación objetiva de la declaración de la renta del año 2018. El objetivo es adecuar la fiscalidad de aquellos agricultores y ganaderos en estimación objetiva a la realidad de sus producciones.

La federación que aglutina a las cooperativas de la región considera que el año 2018 ha sido, desde el punto de vista meteorológico, positivo para la ganadería e irregular en la agricultura. Las lluvias de final de febrero acabaron con la sequía que se arrastraba de 2017, garantizando la alimentación del ganado y favoreciendo a los cultivos de secano, además de permitir una campaña de riego normal en los de regadío. Pero el largo verano con altas temperaturas no favoreció el correcto desarrollo de las plantas, sin olvidar las tormentas que se registraron. Esta situación se suma a la crisis de precios que sufren diversas producciones y el encarecimiento de determinados suministros.

Es el caso del sector del arroz, para el que no se ha contemplado bajada de módulos en el IRPF 2018 a pesar de que las explotaciones arroceras extremeñas están por debajo del umbral de rentabilidad, viéndose reducida el número de hectáreas cada año, pasando de 29.958 en el año 2009 a 21.636 hectáreas en 2018.

No obstante, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura ha manifestado su satisfacción por que el Ministerio de Hacienda haya tenido en cuenta su petición y reduzca el índice en los módulos del IRPF para los agricultores de cereales y frutas en las zonas más productoras de Extremadura, además de para los apicultores de la región. Estas reducciones suponen en la práctica una disminución proporcional de la base imponible derivada de los rendimientos de la actividad agraria y, por tanto, del resultado de la declaración del IRPF para los agricultores y ganaderos extremeños.

Finalmente, ha valorado que esta Orden se haya hecho pública con tiempo aún suficiente, si se agilizan los nuevos trámites por parte de la Administración, para que los agricultores y apicultores puedan formalizar sus obligaciones fiscales adecuadas a la situación real del campo extremeño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here