Cooperativas lamenta que las ayudas de la CE llegan a cuentagotas y segregando producciones

0
10

      “La UE está actuando de manera reactiva y escatimando en la dotación presupuestaria”, ha declarado Cirilo Arnandis, presidente del Consejo Sectorial de Frutas y Hortalizas de Cooperativas Agro-alimentarias de España.  Los productores de estos sectores consideran" inadmisible la minusvaloración de los problemas de algunos productos mediterráneos, que quedan excluidos o marginados, en contraste con la atención puesta por las instituciones comunitarias en las producciones más continentales” que están recibiendo una respuesta más ágil y mejor dotada presupuestariamente".

     Cooperativas Agro-alimentarias seguirá insistiendo ante las Administraciones en lo que  se  considera una reclamación legítima e irrenunciable: que la UE ponga a disposición de los afectados el presupuesto necesario; con la suficiente anticipación y sin esperar al derrumbe de los precios; al alcance de todos los productos perjudicados y no sólo de algunos.

Europa no puede "racanear" ayudas que afecta a ésta y la próxima campaña

    En este sentido, señala en u comunicado que "no es aceptable que la UE racanee. Debe responsabilizarse plenamente de este daño colateral ocasionado por decisiones geopolíticas adoptadas por las instituciones comunitarias, movilizando todos los recursos necesarios". Para ello, cree que se debe emplear  herramientas de prevención y gestión de crisis claras y jurídicamente seguras, tanto para los productos actualmente en campaña, como para los que comenzarán a comercializarse en las próximas semanas y que se encontrarán, desde el principio, con una perturbación del mercado comunitario, principal destino de las exportaciones europeas de frutas y hortalizas.

     Al margen de las medidas de crisis, Cooperativas Agro-alimentarias reclama también a la UE que ponga en marcha esfuerzos políticos al máximo nivel tanto para la apertura del mercado de Terceros Países y el levantamiento de barreras fitosanitarias, como para incentivar el consumo europeo mediante una macro-campaña de promoción promovida por la Comisión.

     Finalmente, se considera que es el momento "de no escatimar en medios para hacer valer el principio de preferencia comunitaria y proteger el mercado de la UE, por ejemplo, abandonando la actitud condescendiente que hasta ahora ha adoptado la UE frente a las importaciones de cítricos con elevado riesgo de contaminación por Black Spot".