Cooperativas se entregan a la innovación para escapar de la guerra de los precios

0
18

       Apuestan por las tres "Is" -integración, innovación e internacionalización- para ganar "músculo" y acercarse a las estructuras, mucho más dimensionadas, de sus homólogas europeas.

     En España, Central Lechera Asturiana; la onubense CORA -el "rey" mundial del fresón-; o la vitivinícola Martín Códax han compartido en este Congreso de Valencia sus casos de éxito.

     "La innovación es una de las palancas de la diferenciación", explica a Efeagro el director general de Capsa, José Armando Tellado, quien cree que estas medidas no se refieren sólo a productos diferenciales, que también, sino a cambios en servicios y modelos de gestión empresarial.

El ejemplo del sector lácteo

    Corporación Peñasanta (Capsa) -una sociedad anónima participada en un 56 % por la cooperativa de ganaderos Central Lechera Asturiana- cuenta con 7 centros de trabajo, recoge 860 millones de litros de 8 firmas ganaderas y factura 700 millones de euros.

    Entre sus iniciativas, destaca Tellado, figuran las bebidas "articulares", los yogures que sólo usan ingredientes naturales o los modelos de negocio rompedores, como los "corners" en hostelería, en los que se sirven yogures líquidos helados.

    Leches ligeras o bajas en grasa, formatos familiares, yogures con frutas "con Denominación de Origen", alianzas estratégicas con otras firmas para introducirse en el segmento de bebidas vegetales de avena, arroz o almendra, o aplicaciones para el canal Horeca…

     Capsa se ha diversificado y apunta ahora hacia el mercado exterior con el objetivo de que, en tres años, entre el 20 y el 30% de sus resultados procedan de los mercados internacionales.

Hasta un fresón puede convertirse en un ejemplo de renovación y negocio

     Por su parte, CORA -la mayor productora de fresones del mundo-, gestiona 1.200 hectáreas, comercializa más de 70 millones de kilos y su marca "Fresón de Palos" se ha hecho con el 28 % de la cuota de mercado en España. Pero no se contenta.

     "La innovación es muy importante para nosotros. Hemos conseguido saber lo que quiere el consumidor y lanzar productos teniendo en cuenta ese feed-back", subraya su director general, Vicente Jiménez.

    Entre sus apuestas, un nuevo "fresón sostenible" que venderá en exclusiva Eroski para el mercado español, con el que responden a las demandas de consumidores que quieren fruta sin residuos químicos y respetuosa con el medio ambiente, avanza el directivo de esta firma andaluza, que factura más de 100 millones de euros al año.

    Otra de sus propuestas diferenciales, es una bandeja de fresas con chocolate, un producto rompedor e inédito en el mercado, que les permite que "el precio lo pongamos nosotros", señala.

    Con este artículo, "nos salimos de la guerra de precios de la fresa", añade Jiménez, quien explora otras vías de futuro, como los helados elaborados a partir del fresón de Palos.

Zumos Juver o cómo aglutinar a 14.000 productores en una sola marca

      Ángel Sánchez dirige Conserve Italia, un gigante que agrupa a 49 cooperativas y más de 14.000 productores de frutas y hortalizas, cuenta con 12 fábricas y factura unos 1.000 millones de euros; en España, son propietarios de Zumos Juver.

     "La innovación es fundamental, porque el mercado no crece; o haces algo diferente o la presión es enorme", indica Sánchez.

    "Antes, innovar se basaba sólo en lanzar superproductos que tuvieran muchas más cosas que los demás", referencias de más valor añadido en su mayoría que "nosotros seguimos haciendo", aunque "últimamente apostamos también por buenos productos a menor precio", para adaptarse a unos clientes que han sufrido durante la crisis.

     Envases de zumos para niños en envases triangulares y divertidos para que las madres puedan asegurarse de que los beben fácilmente o tomate "en monodosis" son algunas de sus iniciativas.

     Defiende que las cooperativas tienen que buscar fórmulas distintas para rentabilizar su actividad, ya que están obligadas a "valorizar" los productos de la tierra de sus socios y en ningún caso pueden "deslocalizar" y comprar materia prima barata fuera.

La innovación llega hasta lo más histórico: el vino

     El director general Martín Códax, Juan Vázquez, afirma que, en su caso, han apostado por innovaciones ligadas a investigaciones que les permitan adaptarse a los efectos del cambio climático o reducir huella de carbono o hídrica, lo que no sólo es una creciente demanda del mercado, sino que también produce ahorros.

     Por ejemplo, abogan por utilizar la viticultura de precisión, drones y satélites para "deconstruir" el viñedo, descubrir las características diferencias de la uva según la orientación de las fincas, su proximidad o lejanía al mar o la complejidad del suelo, y poder elaborar vinos distintos para cada público objetivo.

    "Nuestros enólogos tienen, con toda esa información, una paleta de colores con la que pueden componer sus obras, adaptadas a las necesidades de cada grupo de consumidores", concluye Vázquez.

      Son sólo algunos ejemplos de la capacidad de las cooperativas agroalimentarias de España. Ejemplos de desarrollo e innovación cuyo mérito, en esta ocasión, ha radicado en quienes se sentaban a escuchar, mientras trabajan día a día, y quizás no tanto en quienes estaba en el atril.