Crean un grupo de trabajo para que la aceituna de mesa mejore la competitividad y rentabilidad

0
8

      El sector andaluz dedicado a la aceituna de mesa muestra actualmente un “notable potencial” que se plasma en su destacable contribución a la producción mundial y su “valiosa capacidad de generar beneficios sociales, económicos y medioambientales”, ha aseverado la titular de Agricultura. Sin embargo, las más de 20.000 explotaciones de la región con aptitud única para la producción de este alimento deben afrontar también diversos retos entre los que se encuentra mejorar en rentabilidad.

    Durante la reunión, Víboras ha resaltado que la posición de la Junta de Andalucía queda patente en la Ley del Olivar, donde se “define el compromiso del Gobierno andaluz por garantizar el futuro del sector”, añadiendo que el Plan Director del Olivar es “el instrumento planificador que nos va a permitir emprender la hoja de ruta que escojamos para la aceituna de mesa”.

    A estas normativas se suma además el cumplimiento de la Administración regional del compromiso financiero que requiere esta ley a través del diseño del Subprograma Temático del Olivar, con un presupuesto de gasto público específico de 304 millones de euros. “El Plan Director y el Subprograma Temático del Olivar dan respuesta a todos los desafíos del sector”, ha aseverado la consejera.

Retos del sector anteel reglamento de la Producción Integrada

    El sector de la aceituna de mesa debe hacer frente a diversos desafíos actuales entre los que se encuentra, por ejemplo, optimizar los mecanismos de vertebración entre el productor y la industria en materia de sanidad vegetal a través de una mayor implantación y una mejor adaptación del reglamento de la Producción Integrada. Asimismo, como ha explicado Elena Víboras a los asistentes, para ganar en competitividad se requiere “modernizar, mecanizar y reestructurar las explotaciones” y concentrar la oferta.

    A estas vías de trabajo se deben sumar también, tal y como la titular de Agricultura ha recalcado, una apuesta por “la innovación y la calidad” dirigida, por ejemplo, a desarrollar proyectos de I+D centrados en diversificar la oferta.

    Ante la posibilidad de acordar medidas de actuación específicas para esta producción, Víboras apuesta por “concebir medidas y actuaciones consensuadas por el sector” y que, posteriormente, deberían someterse a la aprobación del Consejo Andaluz del Olivar.