Crece la presencia del nenúfar mexicano en el río Guadiana en Badajoz

0
10

EFE.- El vocal del Colegio de Veterinarios de Badajoz Jesús Crespo ha explicado a Efe que no existe ningún factor climatológico que explique este incremento, “simplemente, la planta está ya adaptada perfectamente y toma posición”.

El origen de esta especie invasora en Badajoz puede deberse a un “escape ornamental”, de algún ciudadano que pudiera tenerlo en un estanque de su casa y que habría acabado llegando al río.

Según Crespo, aunque no es una especie “preocupante”, se debería estudiar su repercusión como zona de anidamiento de mosquitos, pues parece “evidente” que algunas especies encuentran en los nenúfares un espacio adecuado.

Pese a los esfuerzos del Ayuntamiento de Badajoz por reducir su presencia, principalmente por el Campeonato de Piragüismo que se celebró en la ciudad, Crespo ha indicado que es muy difícil encontrar una solución.

De todas formas, ha recordado que el nenúfar mexicano enraiza, a diferencia del camalote, y por tanto no puede cubrir aquellas zonas del río con más de dos metros de profundidad.

Esta planta, que no tiene tantas repercusiones negativas como el camalote, desaparece en invierno a causa del frío, pero renace con las buenas temperaturas, pues no se seca, mantiene sus raíces y echa semillas nuevas, ha explicado.

Sin embargo, como especie invasora, sí que produce un “desequilibrio” en las plantas autóctonas y el ecosistema del río, y por ello ha abogado por una solución a largo plazo para intentar, al menos, que no afecte a más tramos del río.

Como repercute en favorecer la cría de algunos tipos de mosquitos, ha reclamado que Extremadura cuente con una unidad de entomología médico veterinaria para que se estudie ésta y otras situaciones.

Los veterinarios advierten de que la comunidad desconoce qué tipo de mosquitos sobrevuelan los cielos y, además, de la necesidad de prevenir la posible llegada de especies invasoras de mosquitos que ya están en otras zonas de la Península.

Ha recordado, por ejemplo, la presencia del temido mosquito tigre, transmisor de enfermedades “serias”, y que ya está en regiones españolas como Cataluña o la Comunidad Valenciana.