Critican la "barbaridad" que Andalucía quiere hacer con las dehesas por tener arbolado

0
253

        Por ello, ha solicitado un informe a la Universidad de Córdoba para frenar la pretensión de la Junta de Andalucía de no considerar la labor de las encinas, alcornoques y en general los Quercus en la Dehesas

      La primera noticia que tuvo la organización al respecto fue en una reunión informativa a principios de diciembre en la Consejería, y desde ASAJA ya se adviritó de su más absoluto desacuerdo con esta nueva situación del CAP 2015, solicitándoles a la Administración andaluza que hiciera todo lo posible para que no se llevará a cabo por las graves repercusiones que esto tendría en nuestros ganaderos.

      Desde aquella reunión no han tenido noticia alguna hasta que la Junta de Andalucía remitió el borrador de orden del SIGPAC "que alegamos desde ASAJA, y no ha sido hasta esta misma semana cuando hemos conocido los nuevos valores del CAP de las parcelas de pastos donde hemos podido comprobar las aberraciones que se han hecho en una amplia mayoría de las parcelas que componen la Dehesa Cordobesa".

      Por ello Asaja Córdoba ha solicitado con carácter urgente a la Universidad de Córdoba un informe claro y escueto con mas de cien referencias bibliográficas en las que se demuestra que debajo de los árboles crece pasto para que de esta forma desde la Consejería se reconsidere el factor de estructura vegetativa planteado en el borrador de orden SIGPAC de la Consejería de Agricultura de la que servirá de base para esta campaña de solicitud PAC.

     En dicho informe se concluye que “que el factor de estructura vegetativa propuesto incurre en un gravísimo error de concepto al asumir que la presencia del árbol impide el crecimiento del pasto y no aporta alimento ya que:
–    El árbol favorece el crecimiento de la vegetación herbácea bajo su copa.
–    Produce bellotas: 8-14 Kg/árbol y año
–    Proporciona pastos arbóreos: 4,4 Kg/árbol y año.

      Por tanto, con este error de cálculo no solo no se reconoce el efecto favorecedor del árbol sobre la producción forrajera si no que, además, se penalizan aquellas dehesas mejor conservadas, lo que tendrá gravísimas consecuencias sobre el mantenimiento de la densidad de la arboleda y su regeneración en el ecosistema más valioso de Andalucía.”

     Por todo lo anterior se ha solicitado a la Junta de Andalucía que su eliminación del requisito corrector en base al arbolado, ya que este es la razón de la existencia de la dehesa al igual que el ganado y no se puede penalizar por tener árboles.