Cuando volvemos a acordarnos de nuestros seres queridos es que algo empieza a cambiar

0
16

      Pese a que aún el sector no vende ni una tercera parte de los volúmenes que registraba antes de la crisis económica iniciada en 2008, González cree que ahora se percibe una "leve mejoría" y que, "al menos, se ha bloqueado la caída".

     En su opinión, la subida del IVA en septiembre en 2012 y el alza del recargo de equivalencia de los autónomos en régimen de módulos provocaron un "efecto demoledor" que se tradujo en cierres de floristerías -"había 9.000"- y en el incremento de la economía sumergida en el sector.

Una subida del 27% de las ventas en lo que va de año


     "Desde Verdnatura creemos que la economía se está recuperando, ya que hemos conseguido un importante incremento de ventas por la captación de nuevos clientes y, desde septiembre de 2013, por el aumento de la venta por cliente", ha señalado.

     En 2013, esta empresa mayorista facturó sólo en flor cortada, que representa un tercio de su actividad, 9,5 millones de euros; en lo que va de 2014, sus ventas totales están creciendo en torno al 27%.

     Ha explicado que, desde que se corta una flor hasta que llega al consumidor a través de la floristería, pasa una media de cinco días, ya que en el 80 % de los casos se importa desde otros países.

     El clavel procede de Colombia, Ecuador y Holanda; el crisantemo, en un 50 % de Murcia y Chipiona (Cádiz), y el resto de Ecuador, principalmente; las rosas, de Ecuador (80 %) y Holanda; y el gladiolo, en un 80 % del Maresme barcelonés, Murcia y Andalucía, a las que se está sumando Extremadura en las últimas campañas.

Preparado lo que ‘se llevará’ este año con motivo de Todos los Santos


     Para la celebración de Todos los Santos de este año, ha apuntado que la "jardinera" y los "centros mortuorios" son los formatos protagonistas, con flores de "colores otoñales", como los rojos, granates, morados, lilas y marrones, pero siempre acompañados con "blanco puro".

     El director comercial de Verdnatura es un fiel defensor de los profesionales de la floristería, "que vive todo el año de su negocio y fideliza a su cliente con un buen producto", que cuenta con cámara de frío y no manipula la flor hasta el último momento, a diferencia de los "canales espontáneos" de la calle que carecen de variedades.

     Para que dure más la flor en los cementerios, ha aconsejado que se compren los productos de conservación y bactericidas que para ello existen en las floristerías, cuyos titulares -ha añadido- han obtenido "más de un premio internacional en arte floral funerario".

      Ha indicado que la lápida absorbe la temperatura del ambiente y, si hace frío, se ralentiza la apertura de la flor y dura más".

     A su juicio, en el sur de España hay una mayor tradición de acudir a los cementerios el 1 de noviembre, y en las zonas rurales es mucho mayor el consumo de flor cortada que en la ciudades, donde sus habitantes aprovechan en ocasiones esta festividad para acercarse a poner flores en las tumbas de sus familiares.