Cuatro imputados por los incendios forestales del pasado verano en Tenerife

0
8

   El  fuego comenzó en la Vaquería de Ruigómez y se extendió durante varios días hasta que fue controlado y extinguido, motivando el desalojo, dado el peligro para las personas, de numerosos núcleos poblacionales de las inmediaciones, como Erjos, La Juncia, San José de los Llanos, La Charca de Erjos, Torre de Bolico, Partidos de Franchy, El Palmar, Las Portelas y Carrizales.

     Este incendio afectó parcialmente a los municipios de El Tanque, Los Silos y Santiago del Teide y causó daños de consideración a la flora y la fauna, así como a bienes particulares y agrícolas.

     A su vez, entre el 5 y el 12 de agosto de 2012 se produjeron otros tres conatos de incendio forestal, todos ellos intencionados, en la zona conocida como Hoya Nadía, ubicada en el barrio de Santa Bárbara de Icod de los Vinos, por el que se ha sido imputado un vecino residente en una vivienda cercana a uno de los focos.
La imputación se ha efectuado tras los informes técnicos realizados por el Seprona de la Guardia Civil, manifestaciones de varios testigos de la zona y pruebas genéticas de ADN realizadas a un artefacto incendiario que fue localizado en el lugar.

     Además entre julio y agosto pasado se produjeron otros cuatro conatos de incendio forestal en Aguagarcía (Tacoronte), que eran similares a otros registrados en veranos anteriores y, tras tomar declaración a casi todos los vecinos de la zona, se determinó que fue uno de ellos, que ofreció versiones contradictorias
Asimismo se ha imputado a J.A.M.H., de 52 años y vecino de La Laguna, quien fue acusado de un supuesto delito de incendio forestal cometido por imprudencia por el fuego que se inició el 15 de julio del año pasado en Ifonche (Adeje), que afectó a 6.512 hectáeras de dicho municipio, Vilaflor, La Orotava y Guía de Isora y causó daños económicos y medioambientales de consideración.

    Por los indicios obtenidos se pudo determinar mediante peritajes que el origen del incendio y el único foco de inicio fue la imprudencia de una persona que arrojó una colilla de cigarrillo encendida desde un vehículo todo terreno que pasó por el lugar donde se originó el fuego instantes anteriores a la hora de inicio del fuego.