Cuidar el medio rural favorecerá la biodiversidad en el Oeste Ibérico

0
8

UICN .- Queremos un medio rural vivo, con gente que gestione el territorio y pueda vivir dignamente de su actividad, favoreciendo así la regeneración del medio rural. Así lo han manifestado durante la inauguración del VIII Foro de Biodiversidad del Comité Español de la UICN (CeUICN), el director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural del MARM, Jesús Casas; el presidente del CeUICN, Carlos Sánchez, y el responsable de Relaciones Institucionales del Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN, Andrés Alcántara.

El Foro de la Biodiversidad, que se desarrollará hasta el miércoles en Ciudad Rodrigo, cuenta con el apoyo del MARM, los fondos FEADER y UICN-Med y sirve de escenario, a su vez para el I Foro Hispano Luso de Desarrollo Rural, Conservación de la Naturaleza y Biodiversidad. Este encuentro reúne a diversos expertos españoles y portugueses especializados en la conservación del Oeste Ibérico, ámbito que aglutina 800.000 hectáreas de alta importancia para la biodiversidad, tanto así que engloba al menos cuatro Espacios Naturales Protegidos, 14 Lugares de Interés Comunitario (LIC’s) y una decena de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA’s). Así lo ha resaltado Sánchez, quien ha recordado que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) aprobó en su Congreso Mundial de Barcelona (2008) dos recomendaciones (4.131 y 4.135).

Durante la primera jornada, se ha hecho hincapié en la necesidad de mantener vivo el medio rural favoreciendo el empoderamiento de las poblaciones locales y apostando por un modelo de políticas territoriales que favorezcan el recambio generacional y un mayor apoyo a los agricultores y ganaderos que realizan un manejo y una gestión sostenible del territorio.

En este sentido, todos los ponentes han destacado que el abandono del medio rural y la intensificación de la producción agraria y ganadera son algunas de las causas que están contribuyendo a la pérdida de la biodiversidad en esta área, incluida la pérdida de razas y variedades autóctonas.

Asimismo, se ha debatido sobre los retos y las oportunidades de la nueva Política Agraria Común (PAC), actualmente en debate. Para ello, Celsa Peiteado, miembro de WWF España, ha recordado que esta política, que acapara prácticamente la mitad del presupuesto de la Unión Europea, influye de manera decisiva en la forma en que agricultores, ganaderos y selvicultores gestionan sus explotaciones, determinando así el impacto –positivo o negativo- de estas actividades sobre el medio. Por todo ello, ha abogado por un mayor seguimiento del reparto de los fondos y una mayor transparencia sobre la eficacia de los mismos.

Igualmente, se ha incidido en la necesidad de que la nueva PAC favorezca más a los productores no solo que no dañen el medio ambiente, sino a los que implementen medidas de conservación de la biodiversidad.