Culpan de la bajada de los precios de la leche a las malas prácticas de la industria francesa

0
32

      Según estudios del Ministerio de Agricultura, los costes de producción del sector se sitúan en 0,42 €/litro; lo que ha hecho que en estos meses el precio pagado  al ganadero de 0,38 €/litro se haya colocado por debajo de los mismos. A o que hay que sumar que, desde COAG, ya se habla de ofertas de 33€/litro para los próximos contratos.
 

Unas importaciones sin la calidad española que hunde a las explotaciones

     Saez ha expresado que “la Ley de la Cadena Alimentaria no está funcionando porque no tiene instrumentos para corregir este tipo de situaciones. Existen contratos, si… pero la industria los redacta y pone el precio unilateralmente porque no hay elementos en la Ley que hayan restado ni un ápice la posición de dominio de la industria, ni reforzado la de los productores”.

      El responsable de ganadería de la Unión de Castilla-La Mancha ha lamentado que los esfuerzos de los ganaderos y, en general, de los productores españoles para ofrecer a los consumidores unos alimentos seguros, de calidad y producidos en términos sostenibles, se vean arruinados por la competencia de productos importados que no cumplen esos mismos estándares.

      Así, para Sáez es necesario, trasladar esta situación lo antes posible a Consejerías y Ministerio para que tomen medidas al respecto y eviten esta entrada masiva de leche francesa de baja calidad, “que contemplamos sin poder hacer nada, mientras que ellos impunemente nos tiran los camiones de fruta para que no compita con sus productos”, ha lamentado.

     Por último, José Luís Saez ha recordado que “o las Administraciones, tanto Ministerio como Comunidades Autónomas, toman medidas para que la Ley de funcionamiento de la Cadena Alimentaria sirva realmente para reequilibrar las posiciones y los márgenes en cada eslabón ; o en un próximo mercado sin cuotas lácteas mucho ganaderos vamos camino de desaparecer porque la producción acabará concentrándose, no donde sea bueno para mantener el tejido rural y la actividad económica y el empleo, sino exclusivamente donde sea mejor para la cuenta de resultados de la industria”.