CVC puede cerrar la puerta de Deoleo a la entrada de la Sepi con un entramado fiscal

0
6

        El fondo de capital riesgo que dirige Javier de Jaime en España presentó en julio una opa sobre la compañía, pendiente aún de la aprobación por parte de la CNMV, a través de la sociedad holandesa Ole Investment, controlada a su vez por la luxemburguesa Oleum, que está sustentada con fondos desde el paraíso fiscal de Jersey, según señalan J. Romera / V.Martínez en www.eleconomista.es.

     En un documento remitido al supervisor, la firma admite de hecho que "todas las decisiones de inversión y de gestión de los Fondos CVC que controlan indirectamente el capital social de la Sociedad Oferente (en referencia a Ole Investment) son responsabilidad de CVC Capital Partners VI Limited, como socio colectivo o general partner".

    En la misma línea, en los documentos depositados en el Registro Mercantil de Luxemburgo, a los que ha tenido acceso el periódico, se detalla cómo dicho fondo (CVC Capital Partners VI Limited) se rige por las leyes de Jersey y está registrada en la Comisión de Servicios Financieros de dicho territorio. Se trata de una pequeña isla del Canal de la Mancha, dependiente de la Corona británica y que está considerada un paraíso fiscal.

     Ole Investments, la firma que presenta la oferta, es una sociedad holandesa de responsabilidad limitada, que cuenta con unos fondos propios de 141,5 millones, de los cuales un euro es capital social, representado por una acción, de un euro de valor nominal y el resto corresponde a prima de emisión. Su matriz, la luxemburguesa Oleum, fue constituida en la capital del Gran Ducado en abril y su capital social es de sólo 12.500 euros.

Un importante ahorro del pago de impuestos en España

     Con este entramado, según los expertos fiscales consultados por este periódico, se consigue un importante ahorro de impuestos. Para empezar, porque tanto Holanda como Luxemburgo eximen del pago de impuestos a las sociedades holding con participaciones en empresas en otros países. Además, en el caso de que la sociedad oferente diera financiación a Deoleo, no tendría tampoco que declarar los ingresos financieros que obtuviera de la misma por el pago de los intereses de la deuda.

    Tanto los inspectores como los técnicos de Hacienda llevan años denunciando este tipo de entramados fiscales, reclamando en este sentido que se abra una investigación en España, tal y como están haciendo ya en otros países.

     José María Mollinedo, presidente de Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, explicaba recientemente al periódico que una de las maniobras que persiguen las multinacionales al tener a las sociedades holding en Holanda y Luxemburgo "es desviar parte de los ingresos a las mismas para reducir así los beneficios en España y bajar consecuentemente la factura fiscal".

     El caso de Jersey es distinto. Lo que consigue CVC al tener depositados allí los fondos es reducir directamente la carga impositiva de los mismos.

    La operativa de CVC y de otros fondos que operan de forma similar es completamente legal, aprovechando la posibilidad de ingeniería fiscal que les brinda las distintas legislaciones dentro de la Unión Europea, pero causa un grave perjuicio económico a determinados países.

     Fuentes próximas al proceso insistieron ayer en que Deoleo, en cualquier caso, tiene que pagar el impuesto de sociedades y el resto de tasas también en España al operar aquí.