CyL autoriza el alzado profundo de los rastrojos para combatir la plaga de topillos

0
21

     Ante esta circunstancia la Consejería de Agricultura ha decidido adoptar una de las medidas de lucha contra el topillo campesino que consiste en la destrucción de sus madrigueras. Se autoriza que los titulares de las explotaciones agrícolas ubicadas en los términos municipales de las comarcas agrarias de Tierra de Campos efectúen, inmediatamente después de la recolección de las cosechas, el alzado profundo de los rastrojos como medida fitosanitaria de control, encaminada a reducir las poblaciones anómalas de topillo campesino que se han detectado en las mismas

    El alzado profundo de los rastrojos en las parcelas afectadas por la existencia de poblaciones anómalas de topillo realizado con una profundidad superior a 20 centímetros no se considerará incumplimiento a los efectos de la aplicación de la condicionalidad de las ayudas directas a la Política Agrícola Común.

La solución afectará a futuras campañas, pero los daños de la actual

    Para la Unión de Campesinos esta medida es insuficiente ya que el alzado de los rastrojos mitigará las poblaciones anómalas para próximas campañas pero no solucionará los daños que actualmente los topillos están causando a los cultivos que aún están en plena producción. Se trata de los cultivos de regadío como alfalfas, remolachas, patatas, maíz…

    Desde la Unión de Campesinos se solicita que se sigan adoptando desde la Consejería todas las medidas para combatir al roedor: aplicación de rodenticidas en reservorios naturales donde el agricultor no puede actuar, limpieza de cunetas, seguimiento de la plaga…

    Se solicita además que se flexibilicen los tratamientos con rodenticidas para los agricultores ya que con las pautas marcadas desde la administración son pocos los que se atreven a utilizar los productos suministrados por la Junta sin miedo a represalias.

    También se plantea, una vez que pase el riesgo de incendio, la posibilidad en los meses de septiembre y/u octubre de la quema controlada de rastrojos que es una de las medidas más eficaces para la reducción de las poblaciones anómalas de topillo campesino