De la caña del azúcar a la estevia

0
7

EFE.- Un grupo de agricultores ha constituido la Asociación de Productores y Comercializadores de Stevia de la Costa del Sol-Axarquía, que aspira a introducir esta planta y a que la comarca vuelva a generar los 5.000 puestos de trabajo que tenía con la caña de azúcar, aunque con un edulcorante natural más saludable.

El presidente del colectivo, Leovigildo Martín, está convencido de que al igual que la Axarquía contó con la primera fábrica industrial de azúcar de España en Torre del Mar, “también contará con la primera de stevia”, un cultivo de cuya adaptación y rentabilidad está “más que seguro”.

Orígenes de la planta

La stevia es un arbusto originario de Paraguay, tiene una vida útil de cinco años, ofrece la posibilidad de hacer entre tres y cuatro cosechas anuales y en cuanto a sus usos, todo lo que actualmente se hace con azúcar, se puede hacer con esta planta, por lo que es la alternativa perfecta a los edulcorantes artificiales.

Por experiencia propia, Martín afirma que una familia puede vivir con media hectárea dedicada a la plantación de stevia, y en este sentido, recomienda a los agricultores de la comarca interesados en apostar por este cultivo que prueben con esta extensión de terreno.

“En media hectárea entran hasta 35.000 plantas, pero yo aconsejo que empiecen con 1.000, por probar, y que vean el proceso de producción y recolección de las hojas, que es lo que se vende, después de lavarlas y secarlas”, indica.

Según Martín, que ya cuenta con varias hectáreas en producción en Vélez-Málaga, con 3.000 kilos de hojas de stevia, una familia puede obtener 30.000 euros anuales y dar trabajo a cuatro o cinco miembros que estén parados.

¿Es rentable?

Otro de los objetivos del colectivo es dar a conocer las potencialidades de este producto “y que los comercializadores y exportadores vean que hay negocio aquí para comprar a los agricultores al por mayor las hojas de stevia a un precio de 10 euros el kilo, puesto que el precio de mercado está entre los 35 y los 40 euros“.

Peter Knacke, vicepresidente de la asociación, declara que al tratarse de una actividad pionera, el mercado es aún “muy joven”, pero el objetivo de estos agricultores es aumentar la producción hasta el punto de convertir a la Axarquía en el suministrador europeo de stevia.

En noviembre de 2011, la Unión Europa legalizó la stevia como nuevo alimento y existe una gran demanda en países como Alemania, Francia o Inglaterra, aunque la producción europea es muy escasa, por lo que hay muy poca competencia

Knacke señala que se trata de un cultivo sencillo, fácil de reproducir a través de esquejes, que aguanta el viento, requiere poco regadío y “se puede desarrollar perfectamente en un proyecto familiar”.

Además, insiste en que la comarca más oriental de la provincia de Málaga, por sus condiciones climáticas subtropicales, es el lugar perfecto para iniciar “una producción seria de stevia en Europa”, ya que se trata de un cultivo que no soporta heladas largas y que necesita calor.

“Esto era el centro histórico de la producción de azúcar y estamos reavivando una industria que existía, pero con un edulcorante cien por cien natural, más sano e innovador”, agrega.