El Gobierno regional está tramitando la declaración del oficio de ganchero y el transporte fluvial de la madera en Castilla-La Mancha como Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de bien inmaterial, al considerarla una manifestación cultural viva y representativa del Alto Tajo, en las provincias de Cuenca y Guadalajara.

Así lo ha avanzado este sábado 23 en Vadillos (Cuenca), el vicepresidente primero del Gobierno de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, donde ha participado en la ‘Maderada Río Guadiela. El pino y sus oficios en la Serranía de Cuenca’. Unas jornadas organizadas por la Asociación ‘Ecodesarrollo Conquense’ que tiene como objetivo preservar y difundir las tradicionales maderadas y el oficio de ganchero.

“Tenemos que mostrar todas y cada una de las posibilidades culturales y de las tradiciones que tenemos en Castilla-La Mancha porque ese es uno de los puntos fuertes que tenemos desde el punto de vista de la atracción turística en estas zonas”, ha declarado Martínez Guijarro.

En estos momentos el trámite se encuentra en manos de los servicios técnicos de la Viceconsejería de Cultura, donde se están estudiando diversas propuestas y datos para concretar los valores a proteger y las actividades a reconocer.

Las maderadas y otros oficios tradicionales ligados a la madera  fueron el motor de la economía regional durante siglos, por lo que el objetivo de estas jornadas es recuperar ese patrimonio, conservarlo y ponerlo en valor. Un sector, el forestal, que el Gobierno regional quiere que vuelva a ser un nicho de empleo en el medio rural, devolviendo la rentabilidad a los montes.

A modo de ejemplo, el vicepresidente primero ha recordado la reciente instalación en Almodóvar del Pinar de una multinacional dedicada a la resina que ya cuenta con cerca de un centenar de trabajadores y que actualmente ya tiene uns buenas perspectivas de crecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here