Defensa de "una atención especial al desarrollo rural y al papel de la mujer en ese desarrollo”

0
19

       Quintanilla ha recordado que “los poderes públicos, las grandes corporaciones internacionales y la sociedad debemos ser conscientes de que la población mundial aumenta anualmente en 90 millones de personas y, por tanto, se hace necesario disponer de estrategias para satisfacer las necesidades básicas de la población, pero también debemos ser conscientes de que las mujeres, en todos los casos, representan la mitad de esa población por lo que es indiscutible la necesidad de dotar de un protagonismo directo a las mujeres en todos los territorios”.

    La presidenta nacional de AFAMMER ha hablado, en este sentido, sobre la importancia de asegurar la disponibilidad de alimentos y agua, en cantidad y calidad suficientes por lo que “la seguridad alimentaria mundial está irremediablemente ligada a la conservación del medio rural, territorio donde en todo el planeta las mujeres son imprescindibles no solo para el mantenimiento de las familias como núcleos fundamentales de cualquier sociedad sino también como productoras que son del 70% de los alimentos y como cuidadoras del medio ambiente”.

     Carmen Quintanilla ha señalado que, a pesar de este importante papel que juegan las mujeres siguen existiendo grandes desigualdades que “se ensañan particularmente con las mujeres”. En este punto ha recordado que las mujeres son propietarias tan sólo del 2% de la tierra, que en las regiones en vías de desarrollo el acceso a la escuela primaria haya llegado al 90% de los niños y niñas, pero todavía hay 58 millones de niños, de los que 31 millones son niñas, que no pueden ir al colegio y que las mujeres y niñas, en muchos países, siguen siendo víctimas de todo tipo de violencia que, en muchos casos, queda impune.

     Por eso, según ha manifestado, “desde los organismos internacionales y desde los gobiernos hay que seguir también trabajando en dotar a los territorios rurales de la educación, la sanidad, la democracia, la justicia y todos los elementos necesarios para continuar avanzando hacia una sociedad desarrollada, una sociedad en la que la igualdad sea una realidad en la vida de las mujeres”.