La introducción de cambios en la implementación de las ayudas destinadas a pastos permanentes con una nueva definición que reconoce explícitamente que los pastos leñosos sean elegibles para las ayudas “es buena pero llega tarde”. Así lo ha afirmado la Asociación de Ganaderos 19 de abril quien ha afirmado que la política de pastos “se hizo mal desde el principio”.

“No debería haberse aplicado como se aplicó. Este paso atrás favorecerá a los profesionales que han sufrido las consecuencias de las dudosas interpretaciones y a los que se les ha excluido zonas utilizadas y pastadas por el ganado pero, es lamentable que a pesar de la multitud de opiniones en contra, se llevará a cabo.”

Estos cambios entrarán en vigor a partir del 1 de enero tras el respaldo por parte del Parlamento Europeo de la reforma intermedia de la Política Agrícola Común en el llamado Reglamento Ómnibus.

Penalizar las zonas adehesadas ha sido un desacierto

La Asociación de Ganaderos 19 de abril lleva mucho tiempo reivindicando, con el lema “dehesa arbolada, todo pasto”, el error que suponía excluir determinadas zonas utilizando el criterio de árboles y arbustos existentes en las hectáreas de pastos como baremo para la elegibilidad de las mismas, eliminando así el pasto que crece bajo los robles, alcornoques, fresnos o encinas y que es vital para la alimentación del ganado extensivo. Estos criterios han reducido hectáreas admisibles y han ocasionado daños irreparables.

En este sentido, la Asociación mantuvo sendas reuniones en 2014 con el Director General de Producciones y Mercados, D. Fernando Miranda Sotillo y con D. José Luis Agüero Monedero, de la Subdirección General de Productos Ganaderos del denominado entonces MAGRAMA o en la edición de SALAMAQ14, en la que tanto a la Ministra, a la Consejera de Agricultura y Ganadería y al Presidente de la Diputación y el Alcalde de la ciudad de Salamanca, se les hizo entrega de unos cuadros con la imagen de una vaca pastando debajo de una  encina en la dehesa y la frase “dehesa arbolada, todo pasto”.

La Asociación de Ganaderos 19 de abril siempre ha mostrado rechazo a la utilización del criterio de árboles y arbustos existentes en las parcelas de pastos para reducir el número de hectáreas admisibles en la zona de dehesa, siendo un error, a juicio de la organización, aplicar un coeficiente de admisibilidad de pastos en función de la densidad y altura de la vegetación. “Debajo de las encinas crece pasto aprovechado por el ganado para su alimentación. Penalizar las zonas adehesadas ha sido un desacierto”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here