Del ‘capricho’ a la alternativa a un almuerzo

0
5

    En España existen unas 580.000 máquinas de vending, de las que el 60 % corresponde a alimentos y, el resto, sobre todo, a dispensación de tabaco.

     El parque de máquinas está repartido entre empresas e industrias (65%), centros de enseñanza (10%), servicios públicos, centros sanitarios (5%) y áreas públicas (4%), según los datos que maneja Aneda.

     Entre las máquinas destinadas a alimentación, el 35% se centra en consumos de café y otras bebidas calientes; el 15%, en bebidas frías; y el 10%, en productos alimenticios, principalmente aperitivos y tentempiés.

     Según el informe sobre el sector del vending elaborado por la consultora DBK en junio de 2012, las tendencias para este ejercicio pasan por descensos en el segmento de bebidas calientes, el estancamiento en el número de máquinas de tabaco y crecimientos de entre el dos y el tres por ciento para el de alimentos sólidos.

     La búsqueda de nuevas ubicaciones poco explotadas, sobre todo en el ámbito del vending público (espacios públicos), que es el que tiene más proyección, y las inversiones en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) centrarán gran parte de las actuaciones de los operadores de este negocio, según DBK.

     "El sector está en expansión pese a la crisis", asegura Carabante, y en él "cada vez hay más empresas proveedoras de productos y nuevas líneas de negocio específicas" con alimentos frescos, saludables y listos para comer, como raciones de fruta y ensaladas, leche del día o pescado fresco.

     El vicepresidente de Proveedores de Vending Asociados (PVA), Juan José Mach, cree que el consumidor ya está repitiendo las pautas del supermercado a la hora de comprar a través de las máquinas expendedoras para "fomentar unos hábitos de alimentación sana y equilibrada".

     Esa es la razón por la que cada vez existe una "oferta más amplia de productos ecológicos, verduras y yogures" en este tipo de distribución, una "alimentación saludable" que se convertirá en uno de los ejes principales de la oferta de Vendibérica 2013, que se celebrará en Ifema, en Madrid, el próximo mes de noviembre, explica.

     Otro eje en torno al que gira ahora el sector es la sostenibilidad, según Mach, que subraya la apuesta medioambiental de los fabricantes de máquinas expendedoras porque éstas sean reciclables al máximo y con costes reducidos de mantenimiento.

    Leche Pascual inició hace 20 años la comercialización de sus zumos en formato brik "como un arma publicitaria" y ahora considera el vending como uno de sus "canales de venta", en el que acaba de incorporar toda la familia de una referencia de café, detallan a Efeagro fuentes del grupo alimentario.

     Pero la consolidación en el negocio del vending es difícil en tiempos de crisis, como por ejemplo para Mivaca, que comenzó a vender leche ordeñada en el día de la firma Productos Lácteos de Madrid a través de nueve máquinas expendedoras en la provincia.

     "Para nosotros está siendo un auténtico desastre", reconoce a Efeagro el propietario de esta firma de la sierra de Madrid, Ángel de Miguel, quien añade que no han podido recuperar la inversión inicial -30.000 euros por máquina-, y ahora han tenido que reducir su implantación a cinco centros comerciales de El Corte Inglés.

Hacia una ‘cocina de mercado’


      Una de las incursiones en el sector del vending alimentario que aún no ha visto la luz es la "cocina de mercado", con oferta de ensaladas y platos cocinados que el grupo Calvo presentó en la última edición de la feria Alimentaria (2012), en colaboración con el fabricante de máquinas expendedoras GPE Vendors.

     Fuentes de Calvo detallan a Efeagro que aún continúan trabajando en ese primer modelo, ya que siempre apuestan por la innovación, tanto en los procesos de producción, como en las campañas de publicidad o en los canales de distribución.

     Desde el grupo de distribución Eroski son contundentes a la hora de explicar por qué no cuajó en 2002 su proyecto de tienda de conveniencia -‘Shopper 24 horas’- y que ofrecía 200 artículos en una gran máquina expendedora en una franja horaria distinta de la comercial.

     "Los problemas de vandalismo y la falta de ventas hizo que esta prueba piloto no prosperara", comentan a Efeagro desde Eroski, que en aquel momento se mostraba convencida de que esa nueva línea de negocio "tiene futuro"