Delegado Gobierno:El rescate muestra que la Guardia Civil no sobra en Euskadi

0
2

EFE.- El delegado del Gobierno en el País Vasco ha recibido hoy al agente Higinio Sañudo que el 27 de marzo rescató a un marinero del barco Astelehena después de que sufriera un accidente y se hundiera en la costa de Bermeo (Bizkaia).

Urquijo le ha entregado una placa en reconocimiento a su labor, que ha calificado de “heroica”, ya que evitó que un tripulante del barco hundido muriera ahogado.

Urquijo ha opinado que este tipo de acciones ponen de manifiesto que “la Guardia Civil no está de más” y se ha referido a quienes de manera “cicatera” dicen que “desde que ha acabado el terrorismo están los agentes mano sobre mano”.

El suceso ocurrió a primeras horas del pasado jueves cuando el barco Astelehena se encontraba pescando verdel cerca de la isla de Izaro y chocó con un contenedor que estaba a la deriva.

A causa del golpe, entró agua en la sala de máquinas del pesquero y la tripulación pidió ayuda al ver que corría riesgo de hundirse.

El patrullero de altura “Ría Nervión” de la Guardia Civil, en el que navegaba el agente homenajeado hoy, y que en ese momento se encontraba en el cabo de Matxitxako haciendo inspecciones de pesca, acudió en su auxilio.

Según ha contado Higinio Sañudo, en el interior de la embarcación iba el patrón, que pudo salir por sus propios medios, y un marinero, que al ver el riesgo que corría su vida se quedó “bloqueado y prácticamente no podía moverse”.

Sañudo ha relatado que no le quedó más remedio que saltar al agua, socorrerle y sacarle de la zona peligrosa, a pesar de que llevaba ropa de faena y unas botas que le hundían cada vez más.

Sin embargo, Sañudo consiguió mantenerse a flote con él en el agua hasta que llegó una embarcación auxiliar que los llevó a puerto.

Ha explicado que no recibió la orden de un superior de arrojarse al agua y que lo hizo por un impulso suyo, ya que tiene “el ADN del marino”.

Asimismo, ha afirmado que se siente reconocido como guardia civil en Euskadi porque ayuda a la gente y ha recordado el sentimiento con el que le abrazó el marinero al que rescató una vez que llegaron a tierra. “Es muy gratificante porque estás haciendo un servicio humanitario”, ha subrayado.