Denuncian la “sangría” que está sufiendo el sector agrario en toda Galicia

0
5

    Tanto Vence como Álvarez han destacado la crisis del sector lácteo gallego y han expresado su preocupación por el precio de la leche, que continúa "muy por debajo" de los costes de producción.

     Vence ha apuntado que dicha situación no es "sostenible" y que serán necesarias medidas "muy contundentes" para garantizar que sobrevivan las empresas lácteas.

     Así, ha augurado que el futuro del sector agrario depende cada vez más de la "existencia y mantenimiento de servicios sociales", para liberar de "tiempo y cargas" a los trabajadores.

     Vence ha pedido a la Xunta y al Gobierno "capacidad de presión" para que la nueva Política Agrícola Común (PAC) europea contemple los intereses del sector agrario y lácteo gallego.

     El dirigente nacionalista gallego ha argumentado que el problema del sector agrario gallego obedece al descenso de ayudas públicas, a la desaparición de buena parte del sistema financiero gallego y al "desmantelamiento" de las cajas de ahorros, convertidas en bancos -a excepción de la Caja Rural Gallega- ha apuntado.

     Álvarez ha coincido con el descontento expresado por Vence y ha criticado que "hay gente que lleva dos años sin cobrar" y que cuando las empresas pagan, lo hacen bajo su criterio, "si lo quiere bien y sino te quedas sin nada" ha apostillado.

    Así, ha reprochado que la Administración inyecte dinero público a una empresa privada  que quebró y sin hacer análisis ni seguimiento, después de la petición del Gobierno a los ciudadanos para que se "apretaran el cinturón".

     Álvarez ha considerado esa situación "próxima a la desesperación" y ha expresado su anhelo por una mejoría, y una corrección de "ciertas cosas que el Gobierno está obviando".

     Para finalizar, Vence ha respondido a unas cuestiones acerca de la situación del grupo Pescanova, y ha explicado que la "asfixia de crédito" que sufre todo el sector empresarial español "se plasma de manera paradigmática" en esa firma.

      Además, ha criticado a los gestores y empresarios de la compañía, a los que ha tachado de "irresponsables que acabaron como cacos financieros".