Denuncian que no es creíble la estrategia para la incentivación de la calidad del aceite de oliva

0
3

   Para argumentar esta declaración, Agustín Rodríguez puso algunos ejemplos: “Cómo es posible que se hable de estrategia de la calidad cuando tanto la Junta como el Ministerio han eliminado prácticamente el presupuesto para la política de sanidad vegetal, o cómo se ha eliminado el plan de lucha contra la mosca, que es básico para la calidad. O cómo es posible luchar contra la política abusiva de la distribución, concretamente contra la banalización del aceite, sin ninguna medida, o cómo se puede decir que hay que reforzar las estructuras de comercialización concentrando la oferta, algo que compartimos desde UPA, pero sin medidas al concreto”, se pregunta Agustín Rodríguez.

   Por ese motivo, el Secretario General de UPA-Andalucía exige “rigor, medidas concretas y que la Consejería trabaje coordinadamente con las autoridades de consumo, con el resto de comunidades autónomas y con el Ministerio para poner en marcha un plan de control que garantice a los consumidores que lo que se introduce en un envase realmente se corresponde con lo que dice la etiqueta, que es la mayor garantía para consumidor y productores”.

   UPA-Andalucía también exige que en este plan se incluya claramente una política de sanidad vegetal. “No es posible sacar calidad si, desde el principio, desde el punto de vista de la sanidad vegetal, no hay un buen producto. Además, hay que recuperar el plan de lucha contra la mosca, eliminado, y básico, o darle un mayor papel a las denominaciones de origen, que de esto saben bastante”, añade Agustín Rodríguez. Otra de las propuestas de UPA es exigir “que se implante un marcador alimentario al aceite de orujo, así como, en el caso de los aceites conocidos como desodorizados, este invento nuevo, que se ponga en marcha un proceso de trazabilidad, de comprobación de la factura desde la almazara hasta el consumidor”, añade Agustín Rodríguez.

   “Ya está bien de elaborar documentos que finalmente terminan en los cajones. Hay que pasar a la acción para proteger a los consumidores, garantizar la autenticidad del producto y defender un sector que para nosotros es estratégico, del que dependemos miles de familias en Andalucía”, concluye Agustín Rodríguez.