Denuncian que siguen los vertidos un año después de la mortandad de peces

0
3

EFE.- El portavoz de la Plataforma, Alejandro Cano, se ha pronunciado así en declaraciones a los periodistas en las inmediaciones del arroyo del Aserradero de Toledo, el lugar de donde hace un año, el 19 de junio de 2012, "partió la última gota que colmó el vaso" y que produjo la mortandad de miles de peces, un capítulo que temen que vuelva a repetirse.

   Precisamente ayer, el Ayuntamiento de Toledo anunció un acuerdo con los ayuntamientos de Olías del Rey y Bargas para pagar, a partes iguales, las obras del colector del arroyo del Aserradero, hecho que después negó el Ayuntamiento de Olías.

   A juicio de la plataforma, el río Tajo es "el más maltratado de toda Europa occidental", no sólo por el caso de los vertidos del Arroyo del Aserradero, sino también por su contaminación desde Madrid y la detracción de caudales naturales y de calidad trasvasados desde 1978 a otras cuencas.

   Cano ha criticado "las sucesivas obras y chapuzas acometidas con decenas de miles de euros" en el colector de este arroyo, que han hecho que se convierta "en una nueva y espesa atarjea a cielo abierto hasta desembocar en el río Tajo, junto a la presa de Safont".

   Ha advertido de que el capítulo del año pasado puede repetirse con la consiguiente aparición de peces muertes y ha avisado de que, en ese caso, la plataforma exigirá a la Fiscalía que "depure sus conclusiones a fin de que el río Tajo deje de ser artificial y legalmente un río de aguas excedentarias".

   Para la plataforma en Defensa del Tajo de Toledo, tiene que ser la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) la que "tome cartas directas en el asunto", pues es la institución que "tiene todas las competencias sobre el dominio público hidráulico y debe garantizar la buena ejecución de las obras y su supervisión".

   "Su responsabilidad está en vigilar y comprobar que la obra es adecuada y no un cúmulo de chapuzas, como se han hecho en los últimos años", ha criticado.

   Del mismo modo, ha exigido a la CHT "el mismo celo en sancionar los vertidos de Madrid como lo hace con Toledo" y a las administraciones toledanas la limpieza y depuración de las aguas, como a la comunidad madrileña.

   Por otra parte, se ha referido al trasvase, cuando también se cumplen cuatro años de la manifestación del 20-J en Talavera en defensa del Tajo, y ha subrayado que supone "un acto de traición y colonialismo hídrico que no sólo termina con la vida del río sino que condena a todos sus pueblos ribereños a privarse del desarrollo natural, patrimonial, histórico y cultural que les es propio".

   En este sentido, Cano ha exigido a la presidenta autonómica, María Dolores de Cospedal, que "dé la cara" y explique públicamente "qué está negociando y en nombre de qué intereses está actuando" respecto a este asunto, pues desde Murcia y Valencia se "jactan" de estar negociando la pervivencia del trasvase y en Castilla-La Mancha "se oculta cualquier información".