Denuncian un “fraude” en la certificación de 50.000 jamones de la DOP Jamón de Teruel

0
24

    García apunta que se trata de jamones que "no cumplen" las exigencias de calidad de la Denominación "y ante el temor de que les descubran los retiran del papel". Así, ha calificado esta actuación de fraude "organizado y continuado" durante años porque se están certificando jamones de denominación "que no lo son" bien porque proceden de cerdos de fuera de la provincia, no son de una raza adecuada en cuanto a calidad o han sido congelados, ha apuntado.

Cree que es una práctica que se lleva haciendo 4 ó 5 años


    "¿Cuánto tiempo llevan haciendo esto? Pues por lo menos los últimos 4 ó 5 años", ha asegurado. Esto supone una merma en "la calidad y en la confianza" que, ha explicado, ya se puso de manifiesto en una reunión con los industriales de los secaderos celebrada el pasado mes de septiembre.

    Según García, los secaderos le trasladaron que la calidad del pernil fresco es en muchos casos "deficiente" y llamaron la atención por "la posible negligencia del control por parte del área de certificación".

    Por ello, ha apostado por realizar una auditoría de jamones y ha pedido la dimisión del director de certificación, Carlos Liébana, quien, consultado por la agencia Efe, ha rechazado hacer declaraciones.

    García ha denunciado también que como presidente ha conocido recientemente que la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), alertó de que se certifica utilizando un pliego de condiciones que no se encuentra en vigor.

    En ese sentido, ha explicado que ha habido "cuatro o cinco pliegos en los últimos años", alguno recurrido por obligar a los operadores a consumir piensos de la provincia y que la justicia había dado la razón a quienes habían recurrido.

    García ha presentado documentos que avalan sus denuncias y ha anunciado que los llevarán ante la Fiscalía y además los darán a conocer a través de una página web.

Rechaza que se cree una gestora "para tapar todo esto"


    Ha vuelto a rechazar el nombramiento de una gestora, tal y como anunció el Gobierno de Aragón tras destaparse la crisis, porque su primer trabajo será "tapar todo esto, que es imposible" y modificar el reglamento para que "no se vote por inscritos sino por jamones, por dinero".

    Por ello, ha vuelto a cargar contra el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, y la Diputación de Teruel, porque "eran conocedores de esta situación y han tenido tiempo para poner orden".

    El presidente ha apuntado también que se ha convocado pleno para el próximo 24 de febrero y que ya hay ganaderos dispuestos a asumir las vocalías vacantes.

    "Esperamos que acudan" los dimisionarios y "que hagan efectivas sus dimisiones porque si no, lo bloquearían y nosotros procederíamos penalmente contra estos señores", ha dicho.